Una plaga de moscas obliga a cerrar los quirófanos del hospital de Ibiza

Los pacientes que deban ser operados serán derivados al principal centro hospitalario de Mallorca hasta que se solucione el problema

PalmaActualizado:

Una plaga de moscas detectada en la madrugada de este jueves en la zona quirúrgica del Hospital de Can Misses, en Ibiza, ha obligado a cerrar todos los quirófanos excepto uno, que no ha presentado ningún signo de alarma y que se ha habilitado para casos de emergencia.

Mientras no se haya solventado dicho problema, los pacientes que deban ser operados serán derivados al Hospital de Son Espases, ubicado en Palma de Mallorca. Dicho centro hospitalario es en la actualidad el de referencia en toda la Comunidad. También podrían ser derivados al Hospital de Son Llàtzer, situado igualmente en la capital balear.

Para este jueves estaban programadas en Can Misses un total de 36 operaciones, mientras que para mañana viernes estaban previstas 20 en total. Los responsables de este centro hospitalario confían en que a partir del lunes puedan utilizarse de nuevo los quirófanos, una vez que haya sido detectado el foco del que han surgido las moscas y después de que se haya desinfectado por completo toda la zona afectada.

El gerente del Hospital de Can Misses, José Balanzat, ha señalado en rueda de prensa que «en el momento en que sepamos de dónde sale el foco y se haya eliminado el problema, se procederá a un análisis microbiológico de la zona quirúrgica». Balanzat ha añadido que unas 48 horas después de haber hecho ese análisis, «en principio se podrían abrir los quirófanos». Por su parte, el director médico, Pedro Fernández, ha indicado que «en ningún caso va a producirse actividad mientras exista la amenaza».

Mientras no se haya solventado dicho problema, los pacientes que deban ser operados serán derivados al Hospital de Son Espases, ubicado en Palma de Mallorca. Dicho centro hospitalario es en la actualidad el de refencia en toda la Comunidad.

Para este jueves estaban programadas en Can Misses un total de 36 operaciones, mientras que para mañana viernes estaban previstas 20 en total. Los responsables de dicho centro hospitalario confían en que a partir del lunes puedan utilizarse de nuevo los quirófanos, una vez que haya sido detectado el foco del que han surgido las moscas y después de que se haya desinfectado toda la zona afectada.

El gerente del Hospital de Can Misses, José Balanzat, ha señalado en rueda de prensa que «en el momento en que sepamos de dónde sale el foco y se haya eliminado el problema, se procederá a un análisis microbiológico de la zona quirúrgica». Balanzat ha añadido que unas 48 horas después de haber hecho ese análisis, «en principio se podrían abrir los quirófanos». Por su parte, el director médico, Pedro Fernández, ha indicado que «en ningún caso va a producirse actividad mientras exista la amenaza».