Una piloto de caza número 1

Desde que Carmen Chacón llegó al Ministerio de Defensa, parece que las mujeres no dejan de batir marcas en un departamento que, hasta hace muy poco, estaba reservado a los hombres. La incorporación de

PALOMA CERVILLA
Actualizado:

Desde que Carmen Chacón llegó al Ministerio de Defensa, parece que las mujeres no dejan de batir marcas en un departamento que, hasta hace muy poco, estaba reservado a los hombres. La incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas es ya una realidad tan cotidiana que, afortunadamente, ha dejado de ser noticia, pero lo que sí continúa levantando expectación es su progresión profesional. Si hace dos meses Carmen Chacón hizo historia al convertirse en la primer mujer ministra de Defensa, hoy, otra mujer, la alférez Rocío González Torres, ha entrado en la leyenda del Ejército del Aire, al ser la primera mujer en lograr el número uno en la nueva promoción de pilotos de caza.

Dos décadas después de que se permitiera a la mujer formar parte de los Ejércitos, Rocío González Torres, que ingresó en 2003 en las Fuerzas Armadas, se ha elevado a lo más alto y podrá ver como su nombre brillará en un lugar de honor en la placa de la Base Aérea de Talavera la Real (Badajoz), donde figuran los números unos de cada promoción. La alférez, que ha obtenido la nota más alta en el curso de pilotos de caza y ataque del Ejército del Aire, formaba parte de un grupo de 18 alumnos, de los que sólo han finalizado 15, destacando por su regularidad, interés y habilidad en el dominio del avión. Un ejemplo de esta destreza y habilidad es que ha obtenido la mejor puntuación en tiro.

Esta Base Aérea recibe cada año a los mejores pilotos-alumnos de cada promoción de la Academia General del Aire, con el objetivo de recibir la instrucción correspondiente a la fase caza y ataque, y convertirse así en pilotos de combate. En la primerade instrucción, los pilotos-alumnos se familiarizan con el avión F-5, haciendo misiones de tráfico, acrobacia, instrumentos y formaciones básicas. Durante la segunda fase, se especializan en combate aire-aire y misiones aire-suelo, incluido lanzamiento en polígono de tiro. En total, realizan unas noventa horas de vuelo más 45 de simulador.

Por la escuela de Talavera la Real, de donde ha salido la alférez Rocío González Torres como la número uno de su promoción de piloto de caza, han pasado desde su fundación, en 1953, más de dos mil alumnos, de los cuales sólo 1.415 han finalizado el curso, convirtiéndose en pilotos de combate.

La piloto aseguró a ABC que se siente «muy orgulllosa» de su trabajo, «de a lo que voy a dedicar mi vida y si, además de eso, resulta que lo hago bien, pues mucho mejor». Siempre quiso ser militar y sus padres le recuerdan que «desde muy pequeña me gustaban los aviones».

PALOMA CERVILLA

EFE

La alferez Rocío González, en un avión de combate