Una madre con su bebé en Sudán del Sur
Una madre con su bebé en Sudán del Sur - AFP

La ONU pide 4.400 millones para evitar hambrunas en Sudán del Sur, Somalia, Yemen y Nigeria

Más de 20 millones de personas en esos países están sufriendo hambre

NACIONES UNIDASActualizado:

La ONU anunció ayer que necesita reunir en poco más de un mes un mínimo de 4.400 millones de dólares para evitar hambrunas en Sudán del Sur, Somalia, Yemen y el noreste de Nigeria. «Las vidas de millones de personas dependen de nuestra capacidad colectiva de actuar. En nuestro mundo de abundancia, no hay excusa para la inacción o la indiferencia», dijo el secretario general, António Guterres en una conferencia de prensa.

Según Guterres, Naciones Unidas y sus socios humanitarios están reforzando sus operaciones para evitar una «catástrofe» en esos cuatro países, pero necesitan fondos y que los grupos armados que operan en esas zonas faciliten el acceso a la población.

«Estas cuatro crisis son muy diferentes, pero tienen una cosa en común: son evitables», dijo el diplomático portugués, flanqueado por los jefes de los servicios humanitarios y de desarrollo de la ONU.

En total, más de 20 millones de personas en esos países están sufriendo hambre y se enfrentan a «niveles devastadores de inseguridad alimentaria», según Naciones Unidas.

«Nos enfrentamos a una tragedia, debemos evitar que se convierta en una catástrofe», insistió Guterres.

Ayuda desesperada

La hambruna -una situación extrema que la ONU declara cuando se reúnen ciertos niveles de mortalidad, malnutrición y hambre- es ya una realidad en partes de Sudán del Sur y llegará a otras áreas y países si no se actúa inmediatamente.

En el joven país africano, casi 5 millones de personas necesitan alimentos de forma desesperada, mientras que en el noreste de Nigeria 5,1 millones de personas sufren carencias serias de comida.

En Somalia los precios de los alimentos están disparándose, casi tres millones de personas necesitan asistencia y la ONU calcula que un millón de niños menores de 5 años sufrirán malnutrición grave este año.

Yemen, por su parte, vive la mayor emergencia alimentaria del mundo, con unos 7,3 millones de personas que necesitan ayuda ahora mismo, según Naciones Unidas.