El perro «Ping Pong»
El perro «Ping Pong» - Khaosod

Un perro rescata a un bebé enterrado vivo por su madre en Tailandia

«El perro estaba desenterrando un montón de tierra y los pies del bebé emergieron»

Actualizado:

Una joven de 15 años ha sido acusada de abandono infantil e intento de asesinato tras enterrar a su recién nacido para ocultar el embarazo a sus padres. Fue un perro, llamado «Ping Pong», el que alertó sobre el bebé.

«Escuché a mi perro ladrando y a un bebé llorando en una plantación de mandioca. El perro estaba desenterrando un montón de tierra y los pies del bebé emergieron», ha explicado Usa Nisaikha, el agricultor de 41 años que encontró al recién nacido en el distrito de Chum Phuang, en Tailandia, el pasado miércoles.

Según Panuwat Puttakam, de la comisaría de policía de Chum Phuang, la adolescente «está ahora al cuidado de un psicólogo y de sus padres. Tiene mucho miedo. Se arrepiente de lo que hizo y dijo que actuó por impulso, sin pensarlo bien. Temía que sus padres se enteraran de que estaba embarazada».

El bebé fue trasladado al hospital del distrito, donde fue limpiado y declarado sano. «El bebé sobrevivió porque fue enterrado superficialmente», ha señalado el agente. A pesar de lo ocurrido, los padres de la joven han decidido criar al bebé.

En declaraciones a Khaosod, el dueño de «Ping Pong», Usa Nisaikha, ha señalado que el animal solo puede mover tres de sus cuatro patas tras haber sufrido un atropello por un coche.

«Me quedé con él porque es muy leal y obediente. Siempre me ayuda cuando voy al campo a atender mi ganado. La aldea entera lo quiere. Es increíble».

«Ping Pong» y su dueño
«Ping Pong» y su dueño - Khaosod