Deforestación en el Bosque Nacional Bom Futuro en Río Pardo, estado de Rondonia, Brasil
Deforestación en el Bosque Nacional Bom Futuro en Río Pardo, estado de Rondonia, Brasil - Reuters

La pérdida de superficie arbórea cada año iguala en tamaño a Reino Unido

La «devastadora» pérdida de bosques continúa a pesar promesas por protegerlos

Nueva York Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El planeta sigue perdiendo sus bosques de una manera «creciente» y «devastadora», ha advertido este jueves un grupo de científicos que recrimina a la comunidad internacional no haber cumplido los compromisos adquiridos en la Cumbre del Clima celebrada en la ONU en 2014 para revertir esta situación.

Sus conclusiones apuntan a que la tasa anual total de pérdida de superficie arbórea se ha incrementado en un 43 %, «alcanzando más de 26 millones de hectáreas por año, un área del tamaño del Reino Unido».

«Cinco años después de la promesa histórica de reducir a la mitad la tasa de pérdida de bosques naturales y restaurar 150 millones de hectáreas de tierras para el año 2020, el estado mundial de los bosques ha empeorado drásticamente», asegura un informe coordinado por la ONG Climate Focus, que encabeza una coalición de 25 organizaciones.

Brasil, Bolivia, Colombia y Perú son los países que han sufrido mayores perdidas de bosques en el último lustro, destacando la deforestación en la Amazonía brasileña, donde se incrementó un 88 % en junio de este año respecto al de 2018.

«Estamos perdiendo la batalla»

El 23 de septiembre de 2014, concluía en Nueva York una cumbre del clima en la que se selló una declaración adoptada por 32 países y decenas de empresas para reducir a la mitad la pérdida de bosques en 2020 y detenerla totalmente en 2030. El texto preveía también recuperar más de 350 millones de hectáreas de tierras degradadas en todo el mundo.

«Cinco años después, estamos perdiendo la batalla», dijo este jueves en una conferencia de prensa telefónica Craig Hansen, vicepresidente del Instituto World Resouces. Para Hansen, si no se frena la desforestación y se restauran las zonas degradadas, no se podrá revertir el cambio climático.

Según estos expertos, la «Declaración de Nueva York sobre los Bosques» ha servido para poco y, en las últimas dos décadas, solo se han restaurado 27 millones de hectáreas de bosque.

La desforestación se ha cebado con los bosques tropicales de la Amazonía y la Cuenca del Congo

Además, resalta que esta desforestación se ha cebado con los bosques tropicales de la Amazonía y la Cuenca del Congo, cuyas pérdidas entre 2001 y 2015 representan el 90 % de la deforestación a nivel mundial.

«Desde que se lanzó la Declaración de Nueva York sobre los Bosques hace cinco años, la deforestación no solo ha continuado, sino que, de hecho, se ha acelerado», sostiene Charlotte Streck, cofundadora y directora de Climate Focus.

Streck subraya la necesidad de redoblar los esfuerzos para detener la pérdida de los bosques, especialmente de los tropicales primarios antes de que vea aún más amenazado el clima y la seguridad alimentaria.

Los expertos apuntan que estos bosques primarios son insustituibles y son unas importantes esponjas que absorben el carbono además de albergar «la mayor biodiversidad del planeta».

La tala de bosques para dedicarlos a la agricultura y la ganadería con fines comerciales sigue estando a la cabeza de las principales causas de la deforestación. Pero también apunta a la falta de compromiso de las empresas directamente relacionadas con la deforestación, la falta de regulación o una mayor protección por parte de los países productores de materias primas relacionadas con los bosques.

El director ejecutivo de la Alianza para el Bosque Tropical Justin Adams, hizo referencia a la necesidad de cambiar y regular las cadenas de suministros de las empresas cuya producción afecta a las zonas boscosas. Los expertos destacan que se ha cumplido menos de un 20% de las metas generales de restauración de bosques, aunque alaban los esfuerzos de países como El Salvador, Etiopía o México, por «avanzar en la plantación de árboles».

La República Democrática del Congo ha duplicado su índice de deforestación en el último lustro

Pero también llaman la atención sobre la reducción de la superficie de los bosques en África Occidental y en La Cuenca del Congo, con la República Democrática del Congo a la cabeza al haber duplicado su índice de deforestación en el último lustro.

Indonesia, Malasia y Camboya están también incluidas dentro de las zonas que sufren mayores pérdidas de masa arbórea, aunque el informe destaca la acción de las autoridades, empresas y sociedad civil de Indonesia para reducir la destrucción de los bosques.

Ingrid Schulte, una de las autoras del informe, critica también los escasos incentivos económicos para revertir la deforestación. Asimismo exhorta a emprender un «serio cambio» de los hábitos de comportamiento «reduciendo la demanda de productos básicos que llevan aparejada la deforestación, reduciendo el consumo de carne e invirtiendo en la gobernanza y protegiendo los derechos de los pueblos indígenas».