Los Bomberos de la Generalitat han dado por estabilizado el incendio forestal de Perelló (Tarragona)
Los Bomberos de la Generalitat han dado por estabilizado el incendio forestal de Perelló (Tarragona) - Efe

Los peligrosos incendios de «sexta generación» amenazan con llegar a España

Este año ya es el cuarto peor de la década y los expertos pronostican un verano «complicado»

Actualizado:

Las cifras provisionales sobre incendios hasta mayo sitúan 2019 como el cuarto peor año de la década, según el Ministerio de Agricultura, mientras este martes zonas de Jaén, Huelva, Málaga, Extremadura, Murcia, sur de León y Almería se encuentran en nivel extremo de riesgo de incendios en la Península, según la Aemet.

Hasta el 31 de mayo pasado, han ardido 34.980,47 hectáreas en la Península, de las cuales 5.853,75 hectáreas son de superficie arbolada, según datos de Agricultura, cifras que sitúan -provisionalmente- a 2019 como el cuarto peor año de la última década, informa Efe.

Estas cifras «son dramáticas» en un año en que los expertos en meteorología e incendios forestales pronostican «los peores augurios», debido a la sequía que afecta a la Península y que provocó incendios en el norte peninsular en el invierno pasado, según la Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, Tecnifuego.

El cambio climático, los cambios en la gestión de los montes y la España «vacía» en el ámbito rural, facilitan la acumulación de combustible vegetal seco, que puede arder a gran velocidad, según Tecnifuego.

Sexta generación

Los expertos de la Asociación señalan que es necesario prevenir lo que denominan incendios forestales de 'Sexta Generación', que surgen como consecuencia del cambio climático, con una dinámica de propagación propia, que lanza columnas de convección a la troposfera, y, al enfriarse en las capas altas, se desploman, provocando un efecto multiplicador en la expansión del incendio, y cientos de nuevos focos secundarios.

Es el proceso que se desencadenó en Portugal en 2018, según Tecnifuego, y que nunca antes había sucedido en los países de clima mediterráneo.

Por ello, llaman a adoptar medidas de prevención como la limpieza de los montes y la instalación y mantenimiento del equipo básico de extinción para minimizar daños.

Así como implementar medidas básicas de prevención en zonas urbanas cercanas a los bosques, ya sean urbanizaciones o municipios, contar con un Plan de Autoprotección, creando perímetros con cortafuegos y franjas retardantes de larga duración o regular la vegetación.

El último incendio en la Península se ha producido en las últimas horas en Perelló (Tarragona), donde los Bomberos de la Generalitat de Cataluña lo han estabilizado tras quemar más de 200 hectáreas de vegetación desde el lunes.

A principios de mes, el Dispositivo de Prevención y Extinción de Incendios de Andalucía, Plan Infoca, extinguió un incendio forestal en la localidad de Beas (Huelva) que afectó a las localidades vecinas de Trigueros y Calañas tras 30 horas.