El estudio ha sido realizado por una universidad rusa
El estudio ha sido realizado por una universidad rusa - ARCHIVO ABC

El peligroso gen que, si tienes, te convierte en un asesino a sangre fría

Una nueva investigación ha desvelado que el receptor de la dopamina D4 es común en los criminales que acaban con la vida de sus víctimas

MadridActualizado:

Desde Jack el Destripador, hasta Ted Bundy. Una nueva investigación realizada por un grupo de neurobiólogos de la Universidad rusa de Novosibirsk (en colaboración con la Academia de las Ciencias de Rusia) ha determinado que aquellas personas que acaban con otras a sangre fría tienen algo en común: una modificación enun gen que les convierte en criminales en potencia. Así lo afirma, al menos, el estudio que ha publicado la revista científica « Journal of Criminal Justice».

Los investigadores (dirigidos por Elena V. Cherepkova) han logrado determinar que la variante de un gen de receptor de dopamina conocido como D4 (uno de los cinco de los que dispone el ser humano y que se destaca por ser determinante en el sistema motor) es el responsable de que una persona pase de ser pacífica, tener inclinaciones violentas.

Desde hace décadas se sabe que este gen está ligado a trastornos de la personalidad como el « Síndrome de déficit de atención» o «TDAH» (sujetos en los que suele aparecer también cierta tendencia al comportamiento criminal y violento). Sin embargo, gracias a este nuevo estudio se ha logrado averiguar que dicha conducta (a la que se suma la inclinación a hacer daño a personas humanas) puede salir a la luz sin necesidad de que la persona padezca «Síndrome de déficit de atención».

«Esta es la primera evidencia de que […] el receptor D4 está directamente asociados con la incidencia de la conducta violenta en los hombres sin antecedentes de TDAH. Los resultados apoyan la hipótesis de que la agresión proactiva podría ser una función separada[...] de la personalidad que es independiente del TDAH», han destacado los expertos en la investigación, quien han señalado además que dicha modificación genética ha sido hallada en una considerable mayoría de criminales rusos de origen caucásico de la ciudad de Novosibirsk.

Concretamente, la investigación fue realizada en 150 criminales rusos, 85 de los cuales fueron condenados por asesinato y 65 por lesiones graves. Tras los análisis genéticos, se estableció que todos ellos tenían la misma modificación de este gen. En palabras de los investigadores, todos los investigados llevaron a cabo agresiones premeditadas a sus víctimas, por lo que, inmediatamente, lo han relacionado con el receptoR D4. De corroborarse, esta teoría terminaría con la idea de que es posible prevenir el crimen mediante enseñanzas sociales.