Pedro Schwartz, Antonio Bayes y Delibes de Castro, Premios «Rey Jaime I» 2003

ROSALIA MAYOR
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

ALICANTE. El salón de plenos del Ayuntamiento de Alicante acogió ayer el fallo de tres de los premios «Rey Jaime I» organizados por la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados, que preside Santiago Grisolía, y la Generalitat Valenciana. En esta edición los premios de Economía, Medicina y Medio Ambiente recayeron en Pedro Schwartz, Antonio Bayes de Luna y Miguel Delibes.

El jurado de Economía ha contado entre sus miembros con destacadas presonalidades, entre ellas los Nobel de Economía Lawrence Klein (1984) y Robert Mundell (1999).

Este galardón, creado en 1991, eligió por amplia mayoría a Pedro Schwartz Girón como premio «Rey Jaime I», especialmente por su contribución en el campo de la Historia del Pensamiento Económico y la Teoría y Política Económica, así como en el campo de la Metodología y la Teoría del Conocimiento. Asimismo, el jurado tuvo en cuenta su proyección pública y su tarea divulgativa en la idea de libre mercado y libre competencia.

El premio «Rey Jaime I» de Medicina Clínica, patrocinado por la Generalitat Valenciana, fue instituido en 1993 y en esta ocasión el jurado, compuesto entre otros por los premios Nobel Jean Dausset (1980), Renato Dulbecco (1975) y Francois Jacob (1965), votó por unanimidad por Antonio Bayes de Luna. Considerado un «maestro de la cardiología», sus trabajos en electrofisiología cardiaca son reconocidos internacionalmente, así como sus investigaciones en arritmias. Han sido importantes también sus trabajos sobre la regeneración cardiaca después del trasplante de corazón. Asimismo, ha realizado contribuciones en la difusión de la información cardiológica en España y el mundo entero.

Miguel Delibes de Castro ha sido el ganador del premio a la Protección del Medio Ambiente, patrocinado por Iberdrola. Entre sus méritos, valorados por un jurado entre los que se encontraban Werner Arber, premio Nobel de Medicina 1978; Richard Ernst, Nobel de Química 1991, y Mario Molina, Nobel de Química en 1995, se encuentran diferentes artículos de impacto en el estudio de la biodiversidad, así como monografías acerca de las distintas especies amenazadas de extinción en Europa. También ha promovido iniciativas de conservación de fauna, como el lobo y el lince ibérico, y ha llevado a cabo una larga y ejemplar tarea de gestión en Doñana.

El presidente de la Generalitat, José Luis Olivas, aseguró que «tenemos que orientarnos hacia la ciencia y la investigación y acercarnos a otros países que nos llevan la delantera».