El Parlamento balear insta a Armengol a respetar la práctica nudista en las playas isleñas

La Cámara regional rechaza, en cambio, pedir a los ayuntamientos que aprueben ordenanzas municipales para promover los valores del naturismo

Actualizado:

La Comisión de Asuntos Sociales y Derechos Humanos del Parlamento balear debatió este jueves una proposición no de ley de Podemos sobre «protección de la práctica naturista y de los espacios tradicionalmente nudistas en las Islas Baleares». De los cuatro puntos de que constaba dicha propuesta, fue aprobado por unanimidad el primero, en el que se insta al Ejecutivo que preside la socialista Francina Armengola «respetar» la práctica nudista. Los otros tres puntos de la moción fueron rechazados.

El punto primero, validado por todos los grupos de la Cámara, señala que «el Parlamento de las Islas Baleares insta al Govern a reconocer la tradición naturista de las Islas Baleares y su práctica en libertad, tolerancia y respeto a las personas y el medio ambiente, y por ello, le insta a proponer a las administraciones competentes que se señalicen adecuadamente las playas que tienen tradición nudista, como medida para respetar la práctica». Baleares cuenta con diversas playas nudistas. De ellas, posiblemente la más conocida sea la de Es Trenc, ubicada en el municipio mallorquín de Campos.

Por lo que respecta al segundo punto de la citada proposición, que fue rechazado, instaba a las administraciones competentes a «garantizar» en los pliegos de condiciones de los quioscos, restaurantes y negocios similares ubicados en las playas, «el libre ejercicio del nudismo», de manera que los concesionarios sólo pudieran exigir a los consumidores «el uso de una toalla o tela para sentarse». Este punto sólo contó con los votos a favor de Podemos, mientras que votaron en contra el PP, el PSOE, MÉS por Mallorca, MÉS por Menorca, Proposta per les Illes y el Grupo Mixto. El sentido del voto se repitió sin cambios en el tercer y en el cuarto punto de la mencionada propuesta.

En el tercer punto, se proponía que el Parlamento regional instase a los ayuntamientos a «abstenerse de incluir en las ordenanzas municipales cualquier referencia a la vestimenta de los ciudadanos, al constituir una manifestación del libre desarrollo de la personalidad garantizado por el artículo 10 de la Constitución». Además, se instaba igualmente a suprimir cualquier exigencia referente a la vestimenta en las ordenanzas que están ya vigentes. En el cuarto punto, que tampoco salió adelante, se señalaba que la Cámara instaba a los ayuntamientos a «establecer ordenanzas municipales que promuevan la libertad y los valores del naturismo, como valores de nuestra sociedad».