El Papa y el imán de Al Azhar dialogan sobre el rechazo del terrorismo

Francisco recibe por primera vez al Gran Imán de Al-Azhar, principal líder religioso de los musulmanes

MADRIDActualizado:

El Gran Imán de la Universidad de Al-Azhar, máximo líder religioso de mil trescientos millones de musulmanes sunníes, ha visitado este lunes por primera vez el Vaticano, donde ha sido recibido con un abrazo por el Papa en un clima de entendimiento mutuo.

«Nuestro encuentro es el mensaje», dijo Francisco al recibir en su biblioteca privada a Ahmed el Tayyeb, quien batalla desde El Cairo por desacreditar desde el punto de vista religioso el terrorismo fundamentalista, en plena sintonía con la histórica propuesta que hizo el Papa en noviembre del 2014 en Ankara, al comienzo de su visita a Turquía.

Según el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, el encuentro «ha sido muy cordial y ha durado unos treinta minutos». La reunión ha permitido constatar enseguida «el gran significado de este encuentro en el marco del diálogo entre la Iglesia católica y el Islam».

El portavoz añadió que el Papa y el Gran Imán abordaron también «el esfuerzo común de las autoridades y los fieles de las grandes religiones por la paz en el mundo, el rechazo de la violencia y el terrorismo, la situación de los cristianos en las zonas de conflicto y las tensiones en Oriente Medio». Al final del encuentro el Santo Padre ofreció al Gran Imán un ejemplar de su encíclica ecológica «Laudato si» y un medallón que representa el olivo de la paz.

Juan Pablo II, el gran impulsor del diálogo con todas las religiones, realizó la primera –y hasta ahora, única- visita de un Papa a la Universidad de Al-Azhar en El Cairo en febrero del año 2000, pero la buena relación tuvo después dos altibajos importantes.

El primero fue el discurso de Benedicto XVI en la Universidad de Regensburg en el 2006, que incluía una cita vejatoria de un emperador bizantino sobre Mahoma. El Papa alemán logró reparar buena parte del daño y en febrero del 2007 el Gran Imán aceptó viajar al Vaticano, pero la visita no llegó a realizarse.

En 2011 la Universidad de Al-Azhar reaccionó exageradamente, suspendiendo el diálogo con el Vaticano, a raíz de un discurso de Benedicto XVI al cuerpo diplomático en el que pedía mayor protección para los cristianos en Egipto y Oriente Medio después del atentado que costó la vida a 21 cristianos coptos en Alejandría el primer día de enero.

La primera visita del Gran Imán de Al-Azhar ha sido posible por los numerosos gestos fraternales de Francisco hacia la religión musulmana, así como su propuesta de que sean las autoridades religiosas quienes combatan el extremismo violento en las propias filas y la urgencia planteada por las matanzas del Estado islámico (Daesh).

Ahmed el Tayyeb es un líder culto, que procede de una familia de sufíes y ha estudiado en La Sorbona, pero tiene que enfrentarse en Egipto con el extremismo de los Hermanos Musulmanes y los salafistas, al tiempo que Arabia Saudí financia la extensión de wahabismo extremista por decenas de países.

Después de la histórica visita al Vaticano, el Gran Imán viajará a París para participar el martes en un debate interreligioso organizado por la Comunidad de San Egidio y firmar el miércoles un acuerdo de intercambio académico con el Instituto Católico de París.