El Papa Francisco, esta mañana
El Papa Francisco, esta mañana - AFP

El Papa rinde homenaje a la misionera Inés Nieves Sancho, «asesinada bárbaramente en la República Centroafricana»

La mataron «justo en el local donde enseñaba a coser a las muchachas»

Corresponsal en el VaticanoActualizado:

Ante millares de fieles reunidos para la audiencia general de este miércoles en la plaza de San Pedro, el Papa Francisco ha rendido homenaje a la misionera española «Inés Nieves Sancho, de 77 años, educadora de las niñas pobres desde hace décadas, asesinada bárbaramente en la República Centroafricana» durante la madrugada del pasado lunes.

El Santo Padre ha añadido que la religiosa de las Hijas de Jesús de Massac, una congregación francesa, fue asesinada «justo en el local donde enseñaba a coser a las muchachas», y ha comentado: «Es otra mujer más que da la vida por Jesús en el servicio a los pobres. Recemos juntos un Avemaría».

La misionera burgalesa, una mujer menuda y serena que llevaba 23 años en el atormentado país centroafricano, fue encontrada muerta este lunes en su escuela de costura en la aldea de Nola, de la diócesis de Berberati, cercana al Camerún.

La religiosa apareció degollada y mutilada, por lo que algunos medios italianos han mencionada la posibilidad de un crimen ritual asociado a la buena fortuna. El dolor al recordar el asesinato ha vuelto más serio el rostro cansado del Papa en una jornada de viento desapacible.

Francisco ha dedicado un recuerdo especial a los católicos de China con motivo de «la fiesta de la Virgen María Auxiliadora, particularmente venerada en el santuario de Nuestra Señora de Sheshan, cerca de Shanghai».

Es la primera fiesta después del acuerdo del pasado mes de septiembre entre el Vaticano y el gobierno de Pekín para el nombramiento de obispos que ha permitido superar más de medio siglo de enfrentamiento desde la ruptura de relaciones diplomáticas en 1951 con la llegada al poder de los comunistas.

El Papa ha manifestado su «cercanía y cariño a todos los católicos de China, que continúan creyendo, esperando y amando en medio de esfuerzos y pruebas».

Dirigiéndose a ellos ha añadido: «Queridos fieles de China, que nuestra Madre del Cielo os ayude a todos a dar testimonio de caridad y de fraternidad, manteniéndoos siempre unidos en la comunión de la Iglesia universal. Rezo por vosotros y os bendigo».

Con la catequesis de este miércoles, Francisco ha terminado la serie dedicada al Padre Nuestro, «la oración que el Señor Jesús enseñó a sus discípulos», y que fomenta «una intimidad filial por la que podemos llamar a Dios ‘¡Abbá!, Papá’».