Las palomas de la paz «se quieren     quedar en la casa del Papa»
El Papa y dos niños liberaron una paloma de la paz durante el tradicional rezo del Angelus - EFE
ceremonia de la caravana de la paz

Las palomas de la paz «se quieren quedar en la casa del Papa»

Benedicto XVI y dos niños de Acción Católica piden por el fin de los conflictos en Tierra Santa

JUAN VICENTE BOO
CORRESPONSAL EN EL VATICANO Actualizado:

Benedicto XVI sonrió divertido al comprobar que la paloma blanca que liberó el domingo desde la ventana de su apartamento voló tan solo unos centímetros y se quedo posada en el alféizar. La segunda paloma, lanzada por un niño de la Acción Católica de Roma emprendió el vuelo pero se dio enseguida media vuelta y entró de nuevo en la habitación.

«Mamma mía!» comento el Santo Padre a los dos niños de la Acción Católica de Roma que le acompañaban: «¡Se quieren quedar en la casa del Papa!». En realidad suele pasar casi cada año y por eso el Papa, después de felicitar a la pequeña que había leído un breve discurso sobre la paz –«Gracias Noemi, lo has hecho muy bien», se dispuso cautamente a liberar las palomas junto con los dos chiquillos mientras comentaba: «Veamos lo que pasa…»

El último domingo de enero incluye siempre esta simpática ceremonia en la que los muchachos de la Acción Católica de Roma clausuran la «Caravana de la Paz» pidiendo por la paz en el mundo. Con los donativos recogidos este año se financiará un centro alternativo de detención de muchachas menores de edad en La Paz, Bolivia, para que las jóvenes no tengan que estar en la cárcel.

En el saludo a los fieles antes del rezo del Ángelus, el Papa recordó la Jornada Internacional de Plegaria por la Paz en Tierra Santa, e invitó a sumarse a las oraciones del Patriarca Latino de Jerusalén y del Custodio Franciscano de Tierra Santa.

A su vez, el cardenal ghanés Peter Turkson, presidente del Pontifico Consejo Justicia y Paz, invitó de nuevo a israelíes y palestinos a que den nuevos pasos hacia la reconciliación.