Juan José Omella en una entrevista con ABC.
Juan José Omella en una entrevista con ABC. - Inés Baucells

El Papa nombra cardenal a Juan José Omella, arzobispo de Barcelona

Le impondrá la birreta púrpura el próximo 28 de junio junto con otros cuatro nuevos cardenales de cuatro continentes

Corresponsal en el VaticanoActualizado:

El Papa Francisco ha anunciado personalmente este domingo a mediodía el nombramiento de cinco nuevos cardenales, entre los que figura el arzobispo de Barcelona, Juan José Omella. El Santo Padre les impondrá la birreta púrpura el 28 de junio y celebrarán ya con todo el colegio cardenalicio la fiesta de San Pedro y San Pablo al día siguiente.

Juan José Omella nació el 21 de abril de 1946 en Cretas, provincia de Teruel, y estudió en el seminario de Zaragoza, ciudad en la que fue ordenado sacerdotes y desempeñó diversas tareas parroquiales. Ha estudiado en Lovaina y Jerusalén, y fue durante un año misionero en Zaire.

Juan Pablo II le nombró obispo auxiliar de Zaragoza en 1996, de donde pasaría en 1999 a obispo de Barbastro-Monzón y, en 2014, a obispo de Calahorra y Logroño.

El Papa Francisco le nombró miembro de la importante Congregación vaticana de los Obispos en 2014, y arzobispo de Barcelona el 6 de noviembre de 2015, en sustitución del cardenal Lluís Martínez Sistach. Es miembro del comité ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española, donde ha presidido durante muchos años la comisión de Pastoral Social.

El nombramiento de otro cardenal español en un grupo de tan solo cinco de todo el mundo ha sido una sorpresa. La selección del Papa vuelve a reflejar la calidad humana y pastoral de cada uno de los elegidos, olvidando definitivamente el concepto de «sedes cardenalicias» que daba un peso desproporcionado a Italia.

Los nuevos cardenales proceden de cuatro continentes. La lista incluye a Jean Zerbo, arzobispo de Bamako, Malí; Anders Arborelius, carmelita, obispo de Estocolmo, Suecia; Louis-Marie Ling Mangkhanekhoun, obispo vicario apostólico de Paksé, Laos; y Gregorio Rosa Chávez, obispo auxiliar de San Salvador, El Salvador.

A partir del 28 de junio España volverá a contar con cuatro cardenales electores: Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid; Antonio Cañizares, arzobispo de Valencia; Carlos Osoro, arzobispo de Madrid; y Juan José Omella, arzobispo de Barcelona.

Los cardenales españoles de más de 80 años, que no desempeñan cargos ni participan en el cónclave, son un total de nueve desde el pasado 29 de abril, en que cumplió los 80 años el cardenal Lluís Martínez Sistach, arzobispo emérito de Barcelona.

Después del rezo del “Regina Coeli” con decenas de miles de fieles reunidos en la plaza de San Pedro, el Papa Francisco ha lamentado «las noticias dolorosas que llegan de la República Centroafricana, que llevo en el corazón especialmente desde mi visita de noviembre de 2015», cuando realizó un peligroso viaje para consolidar la paz en ese país.

Se refería a los actos de violencia contra los musulmanes cometidos por la milicia animista Anti-Balaka, que ha asesinado en Bangassou, a más de ochenta musulmanes de la localidad esta semana.

El número de víctimas hubiese sido mucho mayor sin la intervención personal del cardenal de Bangui, Dieudonné Nzapalainga, y del obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre que actuó durante muchas horas como escudo humano para llevar hasta la catedral católica a centenares de musulmanes refugiados en la mezquita.

El Papa ha manifestado su cercanía «a la población, a los obispos y a todos los que se esfuerzan por el bien de la gente y la convivencia pacífica», así como su oración por las víctimas y el deseo de que «callen las armas y prevalezca la buena voluntad de dialogar para dar paz y desarrollo al país».