El papa Francisco saluda a su llegada al encuentro con miles de monaguillos en la Plaza de San Pedro en el Vaticano hoy 4 de agosto de 2015
El papa Francisco saluda a su llegada al encuentro con miles de monaguillos en la Plaza de San Pedro en el Vaticano hoy 4 de agosto de 2015 - EFE

El Papa, a los no cristianos: «Jesús nace para todos y da el amor de Dios a todos»

El Pontífice pide ayuda internacional para las víctimas del grave tsunami en Indonesia

Corresponsal en el VaticanoActualizado:

En su línea de pensar siempre también en los más alejados, el Papa Francisco se ha dirigido este domingo a los no cristianos para decirles que «las puertas de la comunidad cristiana están abiertas. Jesús nace para todos y da el amor de Dios a todos».

En buena parte de los países con varias religiones principales, las fiestas de cada una lo son también para amigos y vecinos. Desde que Pablo VI inició los viajes internacionales, los papas son bien recibidos en países de mayoría musulmana, budista o de otras religiones. Y a partir del pontificado de Juan Pablo II, los líderes de todas las grandes religiones participan juntos en los encuentros de oración en Asís.

Durante la cita dominical para el rezo del Ángelus con decenas de miles de fieles reunidos en la plaza de San Pedro, el Papa tuvo un recuerdo para quienes celebrarán la Navidad «lejos de su familia y de su tierra», y les ha asegurado que «Dios no os olvida ni os abandona».

En la víspera del 24 de diciembre, Francisco ha dicho que piensa especialmente «en las familias que se reúnen estos días, en quien vive lejos de los padres y vuelve a casa, en los hermanos que intentan reunirse… En Navidad es bonito e importante estar juntos en familia».

El Papa ha recordado el tsunami que ha causado centenares de víctimas mortales en Indonesia la noche del sábado y ha rezado un Ave María con los fieles reunidos en la plaza, invitando a todos los católicos a «unirse a mí en la oración por las víctimas y sus seres queridos».

Al mismo tiempo ha pedido a la Comunidad Internacional que «no les falte a estos hermanos y hermanas nuestra solidaridad y nuestra ayuda».

Este lunes, el Papa celebra la misa de Nochebuena -llamada tradicionalmente «misa del Gallo» porque empezaba a medianoche- a las nueve y media de la tarde, de modo que las familias puedan volver a sus casas a una hora prudencial.