El padre Carlos Fortes, junto a los colaboradores de la Fundación Artcupa, tras la audiencia con el Papa en marzo
El padre Carlos Fortes, junto a los colaboradores de la Fundación Artcupa, tras la audiencia con el Papa en marzo - ABC

El Papa Francisco llama a un sacerdote almeriense: «¿Cómo lo tienes para venir a verme a Roma?»

El sacerdote fundó una asociación para promover actividades artísticas y culturales que fascinó al Santo Padre

MadridActualizado:

Con apenas 33 años, el padre Carlos María Forte lleva más de diez como sacerdote. «Pese que son tiempos recios, cada día estoy más enamorado del ministerio», asegura a ABC desde la Iglesia de la Encarnación de Vera (Almería) a la que llegó hace seis años. Su espíritu inquieto le llevó hace un año a crear la Fundación Artcupa, una asociación civil pionera, cuyo objetivo es evangelizar a través del arte. La idea pronto llegó a oídos del Papa, quien quiso conocer de primera mano cómo funcionaba esta organización.

Así fue como Carlos recibió a inicios de este año la llamada de Francisco. Al principio no se lo podía creer. «Fue una gran alegría. Nosotros le habíamos escrito una carta para contarle que habíamos creado esta fundación y para pedirle su bendición. Nunca pensé que me llamaría para preguntarme si podía ir a verle. En la conversación me preguntó: '¿cómo lo tienes para venir a verme a Roma?'».

La audiencia fue en marzo de este año. «Fue encantador. Me hubiera quedado mucho más tiempo con él. Me recibió con una cordialidad impresionante, y me escuchó como un padre que quiere mucho a la Iglesia», aseguró.

Artcupa es una fundación inspirada en el humanismo cristiano que ha conseguido poner en marcha un intenso programa de iniciativas, entre ellas, dos obras de remodelación de sendos templos. El Obispado de Almería solicitó además a la Fundación un estudio para la reforma del Cerro de San Cristóbal (en la localidad de Almería capital). Se trata de un proyecto que consistirá en la limpieza de la piedra, un nuevo alumbrado o la incorporación de un altar, entre otras actuaciones.

La fundación, en la que trabajan dos personas además de una decena de voluntarios, ha llevado a cabo también numerosos conciertos en las catedrales, programas ocupacionales, exposiciones, festivales de flamenco y mercados de artesanía. «A lo largo de mi ministerio ha habido muchos proyectos que no han funcionado. Pero este va para adelante porque es una cosa del Señor, la obra es suya», asegura el padre Carlos.

Fue un poco el mensaje que también le dejó Francisco en su audiencia. «Me dijo que tenemos que vivir siempre la espiritualidad de San José: Desaparecer amando. San José educó a su hijo, Jesús y luego desapareció».