Jacinta, Francisco y Lucía, los tres pastorcillos de Fátima
Jacinta, Francisco y Lucía, los tres pastorcillos de Fátima

El Papa canonizará el 13 de mayo en Fátima a los dos hermanos pastores

Francisco y Jacinta Marto se convierten en los primeros niños santos no mártires

Ciudad de El VaticanoActualizado:

Aunque era un secreto a voces, el anuncio de hoy en la sala del consistorio del Palacio Apostólico fue muy emocionante. Como prevé el protocolo vaticano, el Papa Francisco convocó a todos los cardenales residentes en Roma para aprobar la fecha de la canonización de 34 nuevos santos. En la lista también aparecían los pastorcillos de Fátima Francisco y Jacinta Marto.

«Por la autoridad del Todopoderoso, de los apóstoles Pedro y Pablo, y por la nuestra, se autoriza la canonización de los Beatos Francisco y Jacinta Marto el 13 de mayo de 2017», dijo Francisco en latín.

Se confirma así que la ceremonia coronará la visita de Francisco al santuario portugués los próximos 12 y 13 de mayo, para conmemorar los 100 años de las apariciones de la Virgen María a los tres niños en la Cova de Iria.

El Papa llegará a Fátima el viernes 12 de mayo por la tarde, y tiene previsto rezar por la noche un rosario con los enfermos. Tras la ceremonia del día 13 almorzará con los obispos portugueses y regresará a Roma.

El milagro que ha permitido la canonización es la curación de un niño brasileño de 6 años, que cayó por la ventana desde una altura de 7 metros. Llegó al hospital en coma y con un grave trauma cráneo encefálico y pérdida de material cerebral. Después de tres días fue dado de alta completamente recuperado y regresó a casa por su propio pie.

Francisco y Jacinta Marto fallecieron muy pequeños, a los 10 y 9 años respectivamente, a causa de la terrible epidemia de gripe española que en torno a 1918 asoló Europa. Se convierten en los primeros niños no mártires canonizados. Su corta edad fue para algunos un obstáculo en el proceso de beatificación.

«La primera condición para la beatificación es la de haber practicado las virtudes en grado heroico y se decía que los niños no tenían esa capacidad», recuerda el cardenal José Saraiva Martins, que durante años siguió el proceso de beatificación. «Pero en el caso de los pastorcillos Jacinta y Francisco no es así, porque demostraron una heroicidad tal que ya querría yo encontrar en muchos adultos», asegura.

El cardenal portugués explica que el Papa no los hace santos por las apariciones de la Virgen, sino por cómo vivieron su fe.

«Los grupos masones, que en aquel entonces tenían mucha influencia en Portugal querían convencerlos de que se habían inventado las visiones», recuerda el purpurado. «Para hacerlo separaron a Jacinta y Francisco de Lucia. Les dijeron que a Lucia la habían matado metiéndola en una caldera de aceite hirviendo... lo cual era falso, pero les amenazaron con terminar de la misma forma. Los niños respondieron: podéis hacer lo que queráis pero nosotros no podemos mentir. Hemos visto a la Virgen», añade.

A lo largo de 1916 los tres niños tuvieron varias apariciones del ángel de la paz, que les enseñó varias oraciones. El 13 de mayo de 1917 se les apareció por primera vez la Virgen María. Les dijo que se les aparecería en el mismo lugar otras cinco veces, el 13 de cada mes, hasta octubre.

Durante las apariciones les confió tres «secretos», revelados años después por Lucia. El primero fue una visión del infierno. En el segundo, profetizó el fin de la I Guerra Mundial, pero les dijo que si los hombres no dejaban de ofender a Dios comenzaría la II Guerra Mundial. La tercera visión fue la de un obispo vestido de blanco al que identificaron como el Papa, que moría asesinado junto a religiosos, sacerdotes y laicos, una imagen de las persecuciones a los cristianos en el siglo XX.

El Papa Francisco celebrará la ceremonia en el Santuario de Fátima, el mismo lugar en el que Juan Pablo II los beatificó en el año 2000 en presencia de la tercera de los videntes, Lucia. La depositaria de los secretos de Fátima falleció el 13 de febrero de 2005. Su causa de beatificación llegó hace algunas semanas a Roma, ya sin tiempo para concluir el proceso e incluirla en la ceremonia de Francisco y Jacinta.

Durante el consistorio de hoy en Roma el Papa anunció también que el próximo 15 de octubre canonizará al escolapio español Faustino Míguez, que en 1855 fundó el instituto Hijas de la Divina Pastora para ocuparse de la formación de niñas, que entonces recibían muy pocas clases.

El padre Miguez era un experto en botánica, que durante años trabajó para sanear las aguas de Sanlúcar de Barrameda. Como fruto de su trabajo científico, doce de sus compuestos se vendieron durante años en las farmacias.

En la misma ceremonia canonizará a los primeros mártires de México, tres niños asesinados por odio a la fe en 1527 y 1529; y a los 30 mártires de Brasil, asesinados por tropas holandesas en el año 1645.