Paloma García Ovejero: «Solo soy una periodista, pero si el Papa se fía, yo me fío»

La nueva vicedirectora de la Oficina de Prensa del Vaticano será la primera mujer que hable oficialmente en nombre de Francisco

MadridActualizado:

La primera mujer vicedirectora de la Oficina de Prensa de la Santa Sede es licenciada por la Universidad Complutense de Madrid y amplió estudios en la Universidad de Nueva York. En 1998 se incorporó a Cope, donde fue responsable de las secciones de Cultura y Sociedad, antes de trasladarse a Roma en el verano de 2012. Aunque la periodista madrileña se «estrenó» volando con Benedicto XVI a Beirut a mediados de septiembre de 2012, su verdadero «bautismo de fuego» tuvo lugar el 11 de febrero de 2013 cuando el Papa alemán anunció inesperadamente su renuncia.

Después, ha seguido un conclave de intensidad sin precedentes, la elección de Francisco y el torbellino informativo del nuevo Papa, al que ha acompañado en 14 viajes internacionales, sumando nada menos que 160.000 km -cuatro vueltas al mundo- en el avión papal.

Como corresponsal de Cope se ha caracterizado por transmitir el calor y la viveza de Francisco tanto en sus crónicas como en sus tuits rápidos, muy humanos y centrados siempre en lo esencial, al servicio de casi 14.000 personas que siguen @pgovejero con notorio agradecimiento.

La periodista madrileña es una gran defensora de la solidaridad con los refugiados, no solo por haber visitado campos de acogida con el Papa en varios viajes, sino también por haber compartido uno de los primeros vuelos de los «corredores humanitarios» a Europa organizados por la Comunidad de San Egidio. Ha sido muchas veces voluntaria en actividades como las Jornadas Mundiales de la Juventud o la ayuda a zonas castigadas por catástrofes. Ayer tras hacerse público su nombramiento, nuestra compañera de Cope atendió, emocionada al teléfono, a ABC.

-¿Qué significado tiene para usted esta tarea encomendada por el Papa?

-Estoy muy contenta y agradecida al Papa Francisco y también a Cope que, en definitiva, es la que me ha traído hasta aquí. Estoy nerviosa y tranquila, con un nudo en el estómago porque soy consciente de que comienza una nueva responsabilidad y una nueva misión. Yo solo soy periodista y es lo único que he hecho, pero si el Papa se fía, yo me fío.

-¿Cree que este nombramiento es un gesto de apertura hacia las mujeres en cargos de responsabilidad dentro de la Iglesia?

-Es la consecuencia lógica de lo que el Papa viene diciendo y haciendo. En la Sala Stampa, por ejemplo, trabajan muchas mujeres.

-¿Qué le ha dicho el Papa?

-Nos ha saludado por la mañana en Casa Santa Marta bajo la imagen de la Virgen Desatanudos. Ha sido un encuentro de máxima franqueza y cordialidad. Para el Papa Francisco la comunicación es esencial. No es un elemento accesorio al Pontificado. Esperamos estar a la altura de sus expectativas.