Vanessa Gómez

Palma podría llegar a pedir el catalán para los enterradores eventuales del cementerio

Un informe jurídico decidirá acerca de la nueva polémica lingüística abierta entre el equipo de gobierno tripartito del consistorio y la oposición

PALMA DE MALLORCA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un informe jurídico encargado por el tripartito que gobierna en el Ayuntamiento de Palma decidirá en breve si finalmente se exigirá o no un nivel básico de catalán a los operarios —enterradores— que deseen formar parte de los bolsines de trabajo de la Empresa Funeraria Municipal (EFM).

El equipo de gobierno municipal está conformado en este mandato por el PSOE, la coalición ecosoberanista MÉS y Podemos. En los dos primeros años de esta legislatura el alcalde fue el socialista José Hila, quien en junio del pasado año fue relevado por el ecosoberanista Antoni Noguera. La presidenta de la EFM es en la actualidad la regidora Antònia Martín, de Podemos.

El origen de la nueva polémica lingüística abierta entre el equipo de gobierno y la oposición —PP y Cs— cabe situarlo en el consejo de administración de la EFM celebrado el pasado 8 de mayo. En el segundo punto del orden del día de dicha reunión estaba prevista la aprobación de las bases para la convocatoria de bolsines de trabajo para administrativos y también para enterradores de la Funeraria municipal.

Cabe recordar que en la penúltima convocatoria para trabajadores eventuales de la EFM, que fue la de 2015, tener conocimientos de catalán puntuaba como mérito para los enterradores, aunque no era un requisito. En la convocatoria de este mes de mayo, el catalán por ahora tampoco es un requisito para los operarios y además de momento no puntúa ya como mérito. Por tanto, a día de hoy no está previsto exigir la lengua cooficial a los enterradores del cementerio palmesano en ningún sentido. Por lo que respecta al personal administrativo, el nivel de catalán exigido en la EFM será en principio el mismo de hace tres años, el B2 o intermedio, si bien se ha establecido que se puntuará como mérito tener algún nivel superior de catalán, como por ejemplo el C1 o el C2.

Críticas del PP y Cs

Según han denunciado este lunes a ABC el concejal del PP Fernando Rubio y el concejal de Cs Bartomeu Cañellas, las condiciones fijadas hace unas semanas para los bolsines de trabajo de los administrativos y los enterradores eventuales podrían cambiar a raíz de una petición hecha por el representante de MÉS en el consejo de administración celebrado en la EFM el citado 8 de mayo.

«El representante de MÉS propuso que se elaborase un informe vinculante acerca de si se debería pedir o no el catalán a los enterradores», ha explicado Rubio, que ha recalcado que esa propuesta «no se podía hacer» en la reunión del 8 de mayo, ya que «no estaba incluida en el orden del día». Aun así, la presidenta de la Funeraria aceptó tomar en consideración dicha propuesta.

En el mismo sentido crítico se ha expresado Cañellas, quien además ha pedido al equipo de gobierno que en materia lingüística «aplique el mismo criterio para todas las empresas públicas». El edil de la formación naranja ha recordado que su grupo defiende que el catalán sea un mérito y no un requisito para trabajar en la Administración. En cualquier caso, tanto el PP como Cs han pedido ya la celebración de un consejo de administración extraordinario de la EFM para revocar la mencionada propuesta de MÉS.

Versión del tripartito

La versión del equipo de gobierno sobre este asunto es diferente. Así, fuentes oficiales del consistorio han señalado que la reciente aprobación de las bases para la convocatoria de bolsines de trabajo para administrativos y para enterradores no sería aún definitiva, porque estaría condicionada a «la obtención de un informe de adecuación de los requisitos de catalán» fijados en su momento por la Junta de Gobierno municipal. En la actualidad, como regla general, en el consistorio palmesano se exige el nivel C1 para los administrativos y el nivel B1 o básico para los operarios.

Según dichas fuentes, el mencionado informe deberá ser emitido por el departamento de Personal de la corporación. En caso de que dicho departamento interpretase en su informe que las normas fijadas por la Junta de Gobierno del consistorio en relación al catalán deben hacerse extensivas a las empresas municipales, las bases para contratar a personal eventual fijadas ahora en la EFM no serían válidas y tendrían que negociarse unas nuevas bases junto con el comité de empresa.

En caso de que ese futuro informe llegase a la conclusión de que las empresas municipales sí pueden fijar de manera independiente las normas lingüísticas por las que se han de regir, entonces las bases inicialmente aprobadas hace dos semanas en la EFM se mantendrían sin cambios, por lo que, como se ha señalado ya, se exigiría un nivel B2 a los administrativos, mientras que los enterradores no tendrían que acreditar ningún nivel de catalán.