El padre del bebé que murió pisoteado por una niña de 10 años: «Es una criminal, debe pagar como adulto»

El hombre pidió todo el castigo de la ley para la menor de edad que «pisó muy fuerte la cabeza» de su hijo

Actualizado:

El padre del bebé que murió después de que una niña de 10 años pateara su cabeza en una guardería en Wisconsin dice que nunca olvidará el momento en que vio a la niña en el tribunal. «Quería que me viera, quería que ella se diera cuenta de que esta es la gente que está sufriendo», cuenta Nate Liedl a PEOPLE.

La niña le dijo a los investigadores que accidentalmente dejó caer a Jaxon, de seis meses de edad, lo que hizo que se golpeara la cabeza con un taburete. Después de que Jaxon se echara a llorar, los investigadores alegan que la niña se asustó porque se iba a meter en problemas y pisó la cabeza del niño para callarlo.

Liedl, al volver a mirar a la niña en el juzgado del condado de Chippewa, dice que quería que ella se diera cuenta de que «no fue solo 'hacer que el bebé dejara de llorar". Era una vida real».

Jaxon murió de múltiples fracturas de cráneo el uno de noviembre. Menos de una semana después, la niña, que no ha sido identificada públicamente debido a su edad, compareció ante el tribunal, acusada como adulta de homicidio en primer grado.

Liedl ha explicado a PEOPLE que respalda sus comentarios anteriores, calificando a la niña de criminal. «Esto es real, esto realmente sucedió», dice Liedl. «Espero que ella entienda que lo que hizo tuvo consecuencias».

El caso de la niña probablemente se trasladará a la corte juvenil, pero debido a que tiene al menos diez años de edad, su caso debía comenzar en la corte de adultos, según indican medios locales de Minneapolis. Liedl dice que quiere que la niña sea juzgada como adulta.

«Con ella siendo tan joven, no creo que el castigo sea suficiente para lo que debería tener», dice Liedl. «Tengo que vivir con esto por el resto de mi vida y Jaxon no va a tener una vida».

El día que Jaxon murió, el pequeño estaba en la guardería al cuidado de una mujer. Esta ordenó al resto de niños que había que se quedaran fuera de esa habitación, de acuerdo con la Oficina del Sheriff del Condado de Chippewa. Pero la niña de 10 años fue vista dentro de la casa poco antes de que se encontrara al niño sangrando.

La niña vivía en un hogar de acogida con la asistete de la guardería, que es madre de acogida. Liedl dice que no culpa a la asistente por las supuestas acciones de la niña de 10 años.