El padre Ángel, a favor de regular a las parejas homosexuales

J. B.
Actualizado:

MADRID. «Ser gay o lesbiana no es ningún pecado», subrayó ayer en Madrid el padre Ángel García, fundador de Mensajeros de la Paz. Durante un encuentro con la Asociación de Periodistas de Información Religiosa (Apir), el sacerdote se mostró a favor de la regulación de las parejas homosexuales «en igualdad de condiciones que el resto de los ciudadanos», y apuntó que «en la Iglesia debemos empezar a respetar otras formas de vida».

«Si no tengo problemas para bendecir a los perros en San Antón, ¿por qué habría de tenerlos con los gays?», se preguntó el padre Ángel, quien señaló que «estoy dispuesto a decir misa para los homosexuales» siempre que no se instrumentalice. «Por encima del Derecho Canónico está el Evangelio», apuntó, para resaltar que, «si son tan pecadores, que no lo creo, lo mejor será rezar por ellos y con ellos».

La cuestión de la adopción

Sobre la posibilidad de que las parejas homosexuales adopten niños, el fundador de Mensajeros de la Paz (ONG presente en 28 países, y que se dedica a la atención de la infancia y los ancianos, así como a los enfermos de sida y de parálisis cerebral), si bien apuntó que «yo preferiría un matrimonio de los de antes», sí recordó que «hay muchas mujeres solteras que pueden adoptar sin ningún problema».

Preguntado por su visión de la Iglesia, el padre Ángel indicó que «a mí me gustaba más la de Tarancón e Iniesta que la de ahora, sin querer ofender a nadie», si bien aclaró que «la Iglesia es pionera en toda la cuestión social, una bandera que no se podrá quitar nadie».

Entre los nuevos proyectos de esta asociación se encuentra el de seguir surtiendo de alimentos y medicamentos a los niños de Tucumán, «que ya están empezando a sonreir», así como la creación de casas de atención a mujeres maltratadas «y también alguna para hombres, que también los hay, aunque dé vergüenza reconcerlo». También, «convencer a la sociedad para que no olviden a los sacerdotes que se van haciendo mayores y están solos».