Oreja y mandíbula construidas gracias al nuevo sistema integrado de impresión de tejidos de órganos
Oreja y mandíbula construidas gracias al nuevo sistema integrado de impresión de tejidos de órganos - Wake Forest Institute for Regenerative Medicine

Órganos fabricados con impresoras en 3D y otros ejemplos de medicina regenerativa

Son muchas los órganos que pueden repararse gracias a las puertas que ha abierto la medicina regenerativa y cuyo último avance se ha producido en España

MADRIDActualizado:

Se están generando neuronas, células cardiacas para reparar corazones, para tratar la ceguera por degeneración macular, ahora espermatozoides.

Son muchas los órganos que pueden repararse gracias a las puertas que ha abierto la medicina regenerativa.

La creación de injertos artificiales con impresoras 3D es una de las líneas de investigación principales de la medicina de trasplantes de órganos artificiales, ya que pese a los intentos de potenciar la donación, el número de órganos va a ser «insuficiente» para satisfacer la «creciente demanda».

Estos temas se abordarán durante el IV Congreso de la Sociedad Española de Trasplante (SET), que se celebrará del 6 al 8 de mayo en Santander, según ha explicado en rueda de prensa el presidente de esta organización, Valentín Cuervas-Mons.

El trasplante de órganos artificiales (riñones, corazones, pulmones e hígados) creados mediante impresoras 3D ya se está realizando de forma experimental en ratas y ratones. El siguiente paso será hacerlo en animales más grandes, paso previo a los ensayos clínicos con humanos.

Y a partir de esa fase, harán falta aun 4 o 5 años para llevarlo a la práctica clínica, ha señalado el doctor Manuel Arias, presidente del comité organizador del congreso, que reunirá a cerca de 500 asistentes, un 10 % de ellos, procedentes del extranjero.

También está en fase experimental la utilización de células madre en órganos que no se utilizan para convertirlos en órganos viables.

«El órgano es como un edificio, en el que las células son los muebles. Si éstas están rotas se quitan, pero el andamiaje funciona y se repuebla con células nuevas que reproducen la estructura del corazón, el pulmón o el riñón», ha señalado el doctor Cuervas-Mons.

El impacto de los nuevos medicamentos de la hepatitis C no solo en el número de pacientes subsidiarios de un trasplante hepático, sino también en aquellos en diálisis que están en espera de un riñón, será otro de los asuntos a debatir.

Infecciones

Además, se espera que con estos nuevos fármacos aumente el número de órganos disponibles, ya que un 2 % de ellos tienen infección por virus de la hepatitis C y no se están utilizando.

Uno de los temas clave de esta reunión científica es la importancia que ha adquirido el rechazo humoral por la producción de anticuerpos que reaccionan con el órgano injertado, un problema «que afecta a todos los trasplantes».

Otro de los temas que también se analizarán serán las infecciones, la complicación más frecuente en los trasplantados y la primera causa de muerte durante el primer año tras la cirugía.