Un convoy militar volcó en Lucena (Córdoba) y trece militares resultaron heridos de gravedad. Efe

La operación de Semana Santa terminó como empezó, con atascos de hasta cuarenta kilómetros

Los accesos a Madrid, Andalucía, Valencia y Cataluña sufrieron ayer los mayores atascos, algunos de más de 35 kilómetros, durante el último día de la operación de Semana Santa, que ha registrado un aumento de desplazamientos por carretera del cinco por ciento. El accidente más espectacular tuvo lugar en la localidad cordobesa de Lucena donde trece militares resultaron heridos.

Actualizado:

MADRID. ABC

Las carreteras de Madrid, Andalucía, Cataluña y Valencia sufrían ayer las principales retenciones, algunas de más de 40 kilómetros, como consecuencia del aumento de desplazamientos de vehículos durante la última jornada de vacaciones de Semana Santa, que este año han tenido consecuencias dramáticas en las carreteras españolas. A pesar de las recomendaciones de la Dirección General de Tráfico para que el regreso se realizara de una manera escalonada, las principales entradas a las capitales volvieron a registrar atascos kilométricos. Y es que los españoles quisieron aprovechar hasta el último momento de estos breves días de descanso en las zonas costeras, sobre todo en Valencia, Cataluña y País Vasco, donde ayer era festivo.

CONGESTIÓN

Una vez más, los accesos a Madrid registraron importantes retenciones, que llegaron a superar los 80 kilómetros en total. La N-III, la N-IV y la N-V fueron las más afectadas por el regreso de los madrileños. La entrada por la N-IV sufría a media tarde 27 kilómetros de retención, mientras que la N-V a la altura de Alcorcón soportaba 9 kilómetros y Arganda 22 kilómetros. Los conductores que a primera hora de la tarde circulaban por la M-40 se vieron sorprendidos por atascos de más de 15 kilómetros en algunos tramos.

Cataluña fue la Comunidad Autónoma con mayores puntos de congestión, sobre todo en las provincias de Barcelona, Tarragona y Lleida. También sufrieron importantes atascos Cantabria, Aragón, Teruel y las dos Castillas, mientras que las carreteras andaluzas soportaron tráfico lento con varios puntos de congestión. El accidente más espectacular tuvo lugar en la localidad cordobesa de Lucena. Trece militares resultaron heridos al alcanzar un camión que formaba parte de un convoy a un turismo. Las víctimas permanecían a última hora de ayer hospitalizadas a causa de las importantes fracturas y contusiones sufridas. Los militares formaban parte de un grupo de dieciséis soldados profesionales de entre 20 y 24 años que se dirigían desde su base en Cerro Muriano a Ronda (Málaga), para desarrollar unas maniobras. El siniestro ocurrió sobre la una de la tarde en el kilómetro 75 de la N-331 Córdoba-Málaga, a unos tres kilómetros de Lucena, al alcanzar, por causas aún no precisadas, uno de los camiones que componían el convoy a un turismo marca Rover, que sufrió sólo daños materiales. Como consecuencia de la colisión, el camión, que llevaba un pequeño remolque, se salió de la vía por su lado derecho y volcó en la cuneta.

Sin embargo, el accidente más grave se produjo en la A-7, a la altura de la localidad valenciana de Algemesí, donde dos personas perdieron la vida al colisionar dos automóviles, uno de los cuales se saltó la mediana e invadió los carriles contrarios.

NORMALIDAD EN LOS AEROPUERTOS

Mientras las carreteras soportaban la intensidad del tráfico, la operación retorno de Semana Santa en los aeropuertos se desarrolló con normalidad. Según informó AENA, en el aeropuerto de Barcelona había programados para ayer 900 vuelos, 187 en Bilbao, 145 en Valencia, 100 en Alicante y 32 en Pamplona. Los aeródromos de estas ciudades operaron ayer más vuelos «charter» de lo habitual ya que al ser festivo en todas ellas, muchos viajeros eran turistas. Para atender adecuadamente a este aumento de viajeros, AENA estableció un programa de colaboración con las compañías aéreas, touroperadores y agentes de asistencia en tierra, así como con las Fuerzas de Seguridad del Estado.

Entre las medidas adoptadas destaca el refuerzo del personal del servicio de atención al pasajero y el incremento del número de efectivos en los puestos de control de la Guardia Civil (seguridad) y Policía Nacional (pasaportes) y de los de la Policía Local y seguridad privada. En Madrid-Barajas, de las 1.182 operaciones programadas para ayer, se efectuaron 855 hasta las siete de la tarde, y el índice de puntualidad fue del 91 por ciento, con un retraso medio de tres minutos.

Los desplazamientos por carretera han aumentado esta Semana Santa un cinco por ciento, lo que ha soprendido incluso a la propia Dirección General de Tráfico, que no había previsto semejante crecimiento. Desde la DGT se justifica este aumento gracias a las buenas condiciones meteorólogicas que han acompañado a estos días de descanso.

También las estaciones de autobuses registraron una gran afluencia de viajeros a lo largo de la jornada de ayer. Las primeras horas del día fueron tranquilas, pero según avanzaba el día el tránsito de personas fue aumentando ya que prácticamente todos los billetes de los trenes que circulaban ayer habían sido vendidos. Gran parte de los usuarios del ferrocarril se vieron obligados a comprar sus pasajes con meses de antelación. Y es que este año, el éxodo hacias las zonas costeras y de interior ha sido masivo. En Andalucía, una de las Comunidades que más protagonismo adquiere en Semana Santa, 600.000 turistas han tenido ocasión de disfrutar de sus acontecimientos religiosos, sus playas y su clima, lo que ha generado 41.000 millones de pesetas.

LLENO TOTAL

Los hoteles andaluces tuvieron una ocupación media del 97 por ciento entre el Jueves Santo y el Domingo de Resurrección. En Extremadura, todas las casas rurales estaban reservadas con meses de antelación; la costa levantina tuvo un lleno total durante el pasado fin de semana, lo mismo que las Canarias y las Baleares, y las principales estaciones de esquí se vieron desbordadas. Otro de los lugares más visitados estos días ha sido el Parque de Cabárceno. Un total de 36.112 personas pudieron disfrutar de estas instalaciones, un 18,5 por ciento más que el año pasado.