La exposición «Zapatos Rojos-Arte público» contra la violencia machista
La exposición «Zapatos Rojos-Arte público» contra la violencia machista - EFE

Los once nuevos indicadores que revelarán el nivel de peligro de la violencia machista

En los formularios se preguntará por problemas económicos o con la Justicia que ha tenido el denunciado

MadridActualizado:

Las nuevas herramientas que ha confeccionado el sistema integral de vigilancia de las víctimas (VioGén) no implican que a la mujer se la someta a dos valoraciones. La fórmula va a ser idéntica a la que se activaba hasta ahora: cuando una víctima se sienta frente a un agente a denunciar, responde a un aluvión de preguntas. El cuestionario dura alrededor de hora y media o dos horas. Lo que a partir de ahora hará el sistema de manera automática es, por un lado, valorar la reincidencia de cada agresor denunciado y, por otro, entrará en juego la nueva escala homicida. En dicha escala ponderan once indicadores que miden, a efectos policiales, el riesgo de ese agresor de convertirse en asesino.

Explicado de una manera técnica, la comisaria Marina Rodríguez señala a ABC que el sistema va a «cruzar» datos y arrojar una leyenda especial para casos donde haya riesgo homicida. El sistema informa de si es un caso «vitaminado» o no, en la jerga de los agentes que trabajan en labores de vigilancia. Con esa leyenda especial, actuarán la autoridad judicial o fiscal y pedirán medidas de protección para la mujer. También activarán medidas cautelares en el proceso civil, como que ese maltratador no se quede con la custodia de los hijos. Unos 50.000 usuarios, entre agentes, policías y servicios sociales, tienen acceso a la red de Viogén.

¿Cuáles son los nuevos indicadores?

Apartir de ahora en cada valoración policial se activan once indicadores que otorgan un peso definido a cada respuesta de la mujer que denuncia. Entre ellos, se pregunta a la mujer si ha sido víctima de violencia física; si ha recibido amenazas de muerte; si su marido ha sufrido problemas «en general» en los últimos seis meses (con incidencia crucial para los asuntos económicos); o si ha tenido problemas de cualquier tipo con la Justicia. «Tenemos demostrado que es más peligroso para nosotros aquel que ha quebrantado las normas que el que golpeó a otra pareja anterior, por poner un caso de dos indicadores que tienen que estar, pero que ponderan de manera diferente. Y es así: es más difícil de disuadir al primer hombre que al segundo», comenta la comisaria responsable.

¿Se valora el riesgo de los menores?

No. La valoración policial del riesgo (VPR)de una víctima no entraña la de sus hijos; los agentes no pueden valorar el riesgo de los menores, salvo que sean mujeres menores agredidas por sus parejas o exparejas, apunta Rodríguez. Lo que sí harán los agentes es plantear dos preguntas a las madres para indagar en su situación.

¿Qué se pregunta sobre los menores?

Primera pregunta: «¿Has detectado que se haya amenazado o agredido a tus hijos? Es objetivo: se tiene que responder con un sí o un no. Son pocas las que contestan que sí», explica la agente Rodríguez. La segunda pregunta, de carácter más subjetivo, es: «¿Temes por la integridad de tus hijos? Puede no haberles pasado nunca nada, y sin embargo, tú temes. Si una de las respuestas es positiva, se va a informar a la autoridad judicial y fiscal para hacer una valoración en familia, donde habrá una unidad de psicólogos forenses».