«Nunca pensé que un beso pudiera matarla»: la tragedia de la madre cuyo bebé murió por un herpes

Kiara Cummins murió a los 14 días, en la ciudad de Yorkshire de Inglaterra, por un herpes que contrajo por un beso

Actualizado:

Kelly Ineson, de 30 años, y su prometido Thomas Cummins, de 26 años, de Dewsbury, West Yorkshire, cuentan que eran «siempre cuidadosos» y le pedían a las personas que estaban enfermas que no besaran a su bebé. Sin embargo, a los 10 días de edad, Kiara fue llevada hospital porque su peso había caído repentinamente, según informa Daily Mail.

Los médicos no pudieron diagnosticar la infección durante cuatro días, en este tiempo los riñones de Kiara fallaron, desarrolló una sepsis y fue puesta en coma inducido. Murió el 13 de agosto.

En Reino Unido el herpes neonatal afecta a 1,65 bebés por cada 100000 nacimientos. Está causado por el virus simple del herpes, que es altamente contagioso, y que en los adultos provoca úlceras y llagas. En los bebés, el virus resulta mortal pues su sistema inmune no está totalmente desarrollado.

Tras la muerte de Kiara, los médicos dijeron a su familia que lo más probable es que la bebé hubiera contraído el virus a través de un beso. Por ello, Kelly hace un llamamiento a todos los padres para que cuiden a sus bebés de la gente que los besa.

«Siempre fuimos muy cuidadosos no dejando cerca de ella a cualquiera que se viera en mal estado o no se hubiera lavado las manos», declaró Ineson. Mucha gente ni siquiera sabe que tiene el virus, pues solo una de cada tres personas presentan síntomas.