Imagen de archivo de un joven antes de esnifar cocaína
Imagen de archivo de un joven antes de esnifar cocaína - ABC

Así son los nuevos adictos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Unión de Asociaciones y Entidades de Atención al Drogodependiente (UNAD) presentó este martes un informe en el que alertaba del aumento de la ludopatía y la calificaba como la «droga del siglo XXI». En el análisis también destacaron tres perfiles de los adictos en España.

Los que llevan más tiempo en la red suelen ser personas de entre 34 y 49 años que llevan una década consumiendo sustancias adictivas. Siete de cada diez de los atendidos por el organismo son policonsumidores. En las mujeres predomina la ingesta de alcohol y cocaína y enlos hombres de esta última y de la heroína.

Del total de los casos utilizados para el estudio (48.025) el 41% son nuevos, es decir, que comenzaron a tratarse en 2018. Esta nueva generación se caracteriza por adelantar la edad de inicio a la que comienzan su relación con las drogas. En el 30% de los casos se iniciaron en este mundo entre los 14 y 17 años, «más temprano que los veteranos», explicó Paco López, sociólogo y coordinador del estudio.

Por último se encuentran las personas que sufren una adicción sin sustancia, casi un 2,5% del total de la muestra (1.147 adictos). Se trata de personas de entre 26 y 41 años con deudas y créditos pendientes y residentes en el domicilio paterno. Entre los problemas más frecuentes se encuentran las máquinas tragaperras, las apuestas deportivas y el bingo.

El 55% de las mujeres tratadas confiesan haber sufrido malos tratos

Otro de los datos que aporta este estudio es el de las mujeres en tratamiento que son víctimas de violencia de género. El 55% de las mujeres tratadas por la UNAD confiesan haber sufrido malos tratos por parte de sus parejas o exparejas.

En este aspecto, una de las cuestiones «fundamentales», según Poyato, en las que está trabajando UNAD es los diferentes tratamientos para hombres y mujeres. «Es necesario atenderlos de manera adecuada. Si no lo hacemos estamos ejerciendo cierta violencia y discriminación hacia ellas. A las mujeres, por sus condiciones personales, le cuesta más pedir ayuda. Suelen tener hijos a su cargo y ocultan la situación a la familia porque sienten que se les va a juzgar por drogarse y sufrir malos tratos», explica.