AML: el nuevo sistema de localización que podría salvar 7500 vidas en diez años

Un sistema que ya se utiliza en trece países, nueve de ellos europeos, pero que aún no ha llegado a España

Actualizado:

El pasado mes de julio una joven de 15 años moría a manos de su secuestrador en Rumania, después de haber llamado tres veces a los servicios de emergencia que al no poder acceder a su ubicación exacta tardaron 19 horas en localizar la fuente de las llamadas y encontrar a la víctima.

Casos similares se dan en España donde no existe manera exacta de acceder a la localización precisa de una persona que llama a los servicios de emergencia, según indica la Asociación Europea del Número de Emergencia (Eena).

En Murcia un hombre de 63 años llamó al 112 porque se encontraba mal y, en medio de la llamada falleció, no le había dado tiempo a decir dónde estaba. En Galicia, un ciclista tuvo que compartir su ubicación vía WhatsApp para que los servicios de emergencia pudieran encontrarle, si no hubiera tenido esta aplicación instalada su final podría haber sido otro. «El tiempo en situaciones de riesgo vital es primordial», señala el doctor Fernando Ayuso Baptista, responsable de la Secretaria de Emergencias de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) que apunta que «el nerviosismo y el pánico» hace que los afectados muchas veces no sepan dar su ubicación exacta lo que afecta al «tiempo medio de respuesta» ante una emergencia.

Con el fin de evitar casos como estos, Eena presenta AML (Localización Móvil Avanzada), una tecnología que permite mejorar la localización de las llamadas de emergencia usando los datos de ubicación del móvil (GPS, Wifi). Un sistema gratuito que envía un SMS con los datos de ubicación calculados por el terminal de la persona que llama. «Actualmente los servicios de emergencia pueden acceder a la ubicación con un margen de error de 2 kilómetros, con la AML se reduciría a 20 o 30 metros y la ubicación se enviaría en 20 segundos como máximo», según afirma Marta Azevedo Sila del departamento de Comunicación de Eena. No es necesario que la persona tenga instalada aplicación alguna, por lo que puede hacerlo «en cualquier situación y desde cualquier punto».

España se resiste

El sistema ya se utiliza en 13 países (Austria, Bélgica, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Islandia, Irlanda, Lituania, Moldavia, Países Bajos, Nueva Zelanda, Noruega, Eslovenia, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, Estados Unidos y México), pero aún no ha llegado a España por «el desacuerdo entre autoridades públicas, la descentralización de los centros de 112 y la necesidad de definir un punto único de recepción de las localizaciones» que redireccione la información con el resto de centros regionales.

La implantación de este sistema en la Unión Europea conllevaría un beneficio de 95 mil millones de euros y 7500 vidas salvadas en un periodo de 10 años. Con el fin de regular esta medida la Comisión Europea ha anunciado que va a abrir un procedimiento de infracción contra España, Croacia, República Checa, Alemania y Grecia por no cumplir la normativa europea sobre el 112. En Grecia, por ejemplo, los servicios de emergencia tardan más de 4 minutos en obtener la ubicación del paciente.

«Debería ser una opción disponible en todos los países de Europa. es necesario contar con herramientas de asistencia y ayuda en emergencias normalizadas e idénticas en todos los países europeos porque de no ser así corremos el riesgo de establecer (justo cuando más lo necesitemos) ciudadanos de primera o segunda categoría; es decir, aquellos cuyos países tienen centralizados sus recursos, con la última tecnología y múltiples canales de información frente a los que están dispersos, sin coordinar y con carencias graves a la hora de informar», declara Fernando Fernández, portavoz de Asociación Nacional de Especialistas en Protección Civil y Emergencias (Aneppce)

Ya se ha aprobado una nueva legislación europea sobre telecomunicaciones que desde la EENA esperan sirva para que la ciudadanía pueda «disfrutar finalmente de los beneficios de la implantación de este sistema».