ISAAC BUJ

El nuevo frente de batalla de Palma contra el «turismo de borrachera»

A partir del 1 de abril no se podrá publicitar alcohol en ninguna de las cinco principales zonas de ocio de la capital balear

Palma de MallorcaActualizado:

El equipo de gobierno tripartito del Ayuntamiento de Palma aprobó la pasada semana, en Junta de Govern, que cada una de las cinco principales zonas de ocio de la capital balear pase a ser considerada Zona de Especial Interés Turístico (ZEIT), lo que supondrá que inicialmente no se podrá publicitar alcohol en ninguna de ellas en temporada alta. Dicho periodo abarca un total de seis meses, desde el 1 de abril hasta el 30 de septiembre. La declaración de ZEIT afecta a la Playa de Palma, el Paseo Marítimo, el centro de la ciudad, Cala Major y la Avenida Joan Miró.

La citada medida estaba ya contemplada en la Ordenanza Reguladora del Uso Cívico de los Espacios Públicos, que fue modificada parcialmente a finales del pasado año. La modificación fue aprobada de manera definitiva en el pleno de noviembre, con los votos a favor del PSOE, MÉS y Podemos. Los partidos de la oposición, PP y Cs, se abstuvieron. Con la actualización de esta ordenanza municipal se desea, esencialmente, favorecer un consumo responsable del alcohol, frenar las conductas incívicas, mejorar la seguridad ciudadana, proteger a los menores e intentar preservar el descanso de los vecinos.

Como se ha señalado, en la Playa de Palma, el Paseo Marítimo, el centro de la ciudad, Cala Major y la Avenida Joan Miró no se podrá incitar ya a consumir alcohol, lo que significa que estará prohibido exponer bebidas alcohólicas en los escaparates de los comercios y que no se permitirán las ofertas pensadas para propiciar un mayor consumo de bebidas alcohólicas, como por ejemplo las «happy hour» o los «2x1». Además, seguirá vigente la prohibición de la venta de alcohol a menores. En cuanto a las sanciones previstas, las faltas consideradas muy graves serán sancionadas con multas de entre 2.200 y 3.000 euros. En ese contexto, habrá además una tramitación preferente de los expedientes sancionadores.

La Playa de Palma

La Playa de Palma tendrá, por otra parte, unas prohibiciones específicas más allá de las medidas concretas ya reseñadas. Así, no se permitirá la publicidad dinámica en esa zona, es decir, la propaganda comercial que se entrega en la calle mediante folletos. De ese modo, se quiere evitar que los folletos que se pudieran repartir por la Playa de Palma queden en el suelo y ensucien la vía pública.

Por lo que respecta a los «biergarden» situados en la llamada «Calle del Jamón» de la Playa de Palma y en otras vías adyacentes, tendrán que aislarse físicamente de la vía pública con cristaleras o sistemas semejantes. Con esta medida se quiere evitar que los clientes de un «biergarden» puedan, como hasta ahora, beber indistintamente en el interior y en el exterior del local. Con el citado aislamiento físico se pretende también controlar la venta ambulante en la zona, evitar robos y mejorar las condiciones de seguridad de cada establecimiento.

Por otro lado, en algunos enclaves de la primera y la segunda línea de la Playa de Palma no se permitirá que se puedan consumir alimentos y bebidas en la vía pública entre las cinco y las ocho de la madrugada, para intentar evitar así ruidos y molestias a los residentes.