Un nuevo fármaco promete detener la progresión del alzhéimer

MARCELO JUSTO
LONDRES Actualizado:

La búsqueda de una cura para los más de 26 millones de personas que sufren alzhéimer en todo el mundo encontró una nueva promesa. Científicos de la Universidad de Aberdeen, en Escocia, han desarrollado un fármaco que podría detener la progresión de la enfermedad por medio de un método novedoso: romper nudos de proteinas que obstruyen el cerebro de los pacientes.

El medicamento se llama «Rember» y en su primera fase de prueba en 321 pacientes mostró un excelente rendimiento. Al compararse el grupo que tomó el fármaco con el que no lo hizo, la tasa de deterioro mental de estos últimos era un 81 por ciento superior. Los resultados, presentados en la Conferencia Internacional sobre el Mal del Alzheimer que se celebra en Chicago, despertaron gran interés en un mundo científico, acostumbrado a hallazgos que se desvanecen en el aire leve de los grandes sueños. Según el profesor de la Universidad de Aberdeen, Claude Wishick, a cargo de la investigación, el medicamento podría estar en el mercado en 2012.

En el ensayo clínico se suministró a pacientes con alzhéimer de leve a moderado, 30, 60 o 100 miligramos de «Rember», mientras que otros tomaron un placebo. Los mejores resultados se obtuvieron con dosis de 60 miligramos. En un periodo de 50 semanas hubo una diferencia de siete puntos en la escala para medir la gravedad de la demencia. A los 19 meses de iniciado el tratamiento, los enfermos que habían consumido «Rember» no mostraban un declive mental significativo.

Según los investigadores, la clave de esta diferencia son los nudos proteicos que forma la proteína «Tau» que se encuentran en las células nerviosas y atacan el mecanismo de la memoria. El fármaco es el primer tratamiento específicamente designado para combatir estos nudos proteicos. Durante décadas los investigadores se han concentrado en otra potreína, la beta-amiloide, que forma placas duras en las células del cerebro. De ahí el entusiasmo de muchos científicos con los resultados de esta primera fase del Rember: sugieren que la proteína «Tau» puede resultar mejor que la beta-amiloide.

Descubierto por accidente

El profesor Claude Wishick, de la Universidad de Aberdeen, que estuvo a cargo del experimento, descubrió por accidente hace unos 20 años la base del Rember, el Cloruro de Metiltioninio. Wishick estaba haciendo un experimento con la proteina «Tau» cuando se le cayó una gota del cloruro en el tubo de ensayo: la proteína desapareció. «Hemos demostrado que es posible detener el avance de la enfermedad si se atacan estos nudos que están muy correlacionados con ella. Analizamos los efectos secundarios a las 24 semanas y a las 50 semanas y lo comparamos con los resultados que hay con los tratamientos que se usan. El resultado fue dos veces y medio superior», dijo Wischick a la BBC.

El medicamento fue desarrollado por la empresa TauRx con sede en Singapur. La expectativa es que este fármaco sea mucho más efectivo que los otros cuatro que existen en la actualidad, que se limitan a reducir los síntomas. Sin embargo, no es la primera vez que se hacen anuncios que despiertan gran expectativa en los pacientes, sus familias, las autoridades médicas y las sociedades en general, cada vez más conscientes de que están enfrentando una bomba de tiempo debido al envejecimiento de la población mundial.

En nuestro continente, por ejemplo, «Alzheimer Europa», calcula que hay cinco millones de personas con demencia: una de cada 20 personas de más de 60 años tiene la enfermedad. La ONU estima que en el 2050, un 37 por ciento de la población europea tendrá más de 60 años: no sorprende la excitación que producen estos anuncios. En enero se habló de una suerte de cura milagrosa de la enfermedad en base a la reacción de un paciente de 81 años después de que se le aplicara un medicamento para la artritis. Nada ha pasado desde entonces. ¿Es el «Rember» una nueva ilusión?

Más pruebas

Según Clive Ballard, jefe de investigaciones de la Sociedad de Alzheimer del Reino Unido, se trata de un importante avance en la lucha contra la enfermedad. «Es la primera prueba de un nuevo medicamento que puede mejorar el proceso cognitivo de los pacientes. La muestra es modesta, pero sugiere que el medicamento es dos veces más efectivo que otros», dijo Ballard.

Por su parte Rebeca Wood, directora ejecutiva del Alzheimer Research Trust, también alertó sobre la necesidad de más pruebas. «»Rember» ha logrado reducir el declive en flujo sanguíneo a partes del cerebro importantes en la memoria. Es una buena señal, pero necesitamos más pruebas para evaluar los posibles efectos secundarios». Los científicos prevén realizar ensayos clínicos de mayor envergadura el próximo año y quieren también investigar, si el medicamento tiene algún papel en la prevención de la enfermedad.