El tráfico en Times Square: de acuerdo con al Agencia de Protección del Medio Ambiente, Nueva York y Los Ángeles son las ciudades más contaminadas de Estados Unidos
El tráfico en Times Square: de acuerdo con al Agencia de Protección del Medio Ambiente, Nueva York y Los Ángeles son las ciudades más contaminadas de Estados Unidos - AFP

De Nueva York a Barcelona: ciudades que plantean cobrar peaje electrónico por congestión del tráfico

Si se implanta el servicio en Manhattan, sería la primera urbe estadounidense en implantar este servicio, mientras la ciudad condal dejará fuera el próximo 1 de enero a 50.000 automóviles

MadridActualizado:

Después de años de dudas, «Nueva York está preparada para convertirse en la primera ciudad de los Estados Unidos en introducir precios de congestión, lo que colocaría nuevos peajes electrónicos para los conductores» que ingresan en los tramos más concurridos de Manhattan. Así comenzaba ayer una información el rotativo «New York Times», en la que desvelaba que el pasado lunes las autoridades llegaron a un consenso en un plan que ve necesario para ayudar a pagar las reparaciones tan necesarias del sobreutilizado sistema del suburbano de la ciudad de los rascacielos.

Se espera que los ingresos de los precios de congestión permitan a la Autoridad Metropolitana de Transporte, que opera la red de transporte público de la ciudad, recaudar miles de millones de dólares en bonos para modernizar el metro anticuado. Esta ganancia ha sido muy criticada por el coste que les va a acarrear a los pasajeros de los barrios y suburbios fuera de Manhattan que dependen de los automóviles.

Otras ciudades estadounidenses están explorando también implementar precios de congestión en función del tráfico que se halle en el centro de la ciudad y la calidad del aire, como Los Ángeles, San Francisco y Seatle.

Los partidarios de estas medidas auntan a los beneficios para la salud, la seguridad y el medio ambiente, que incluyen la reducción de la contaminación del aire y las lesiones de los peatones, así como el alivio de la saturación de tráfico que revisten las calles de las ciudades atascadas.

Solo los coches poco contaminantes en Madrid

Mientras Nueva York y estas ciudades estadounidenses avanzan, Madrid Central enfila sus primeras semanas de vida, a la espera de unas elecciones autonómicas y municipales en las que algunos partidos han propuesto acabar con este plan de la actual corporación municipal, liderada por Manuela Carmena. El PP de José Luis Martínez- Almeidano tiene ninguna duda en que lo «derogaría», volvió a confirmar ayer, debido, dijo, al «caos» para la circulación que genera.

Barcelona reducirá un 15% la polución desde 2020

Por su parte, la ciudad condal lleva tiempo pensando en cómo estimular el transporte público y descongestionar las vías centrales de la urbe. La medida fundamental que se ha tomado en esta línea es la prohibición de vehículos sin etiqueta a partir de 2020, con la que se prevé dejar fuera a 50.000 automóviles, aseguró ayer el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet. «Todo está listo», señaló el responsable de la Generalitat de Barcelona, tras estudiar, el pasado lunes, junto al Ayuntamiento de Barcelona y el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), cómo podrían implantar un peaje de congestión en favor de la calidad del aire y en contra de la contaminación.

«Porque es en la conurbación de Barcelona donde tenemos más problemas de congestión y calidad del aire», según Calvet, que ha dicho que éste debería ser complementario con la «viñeta catalana», el sistema de peajes anuales de tarifa plana, en el que trabaja el Govern desde hace tiempo.

La prohibición de vehículos sin etiqueta de lunes a viernes, que entrará en vigor el 1 de enero próximo, permitiría reducir en un 15% la contaminación ambiental hasta 2024 y dejaría a 50.000 vehículos fuera del tráfico de la entrada y salida de la capital catalana y de cuatro municipios del área metropolitana -Sant Adrià, L'Hospitalet, Cornellà y Esplugues-, en una medida «pionera» en el Estado, ha resaltado Sanz, que ha urgido al Govern una ley de financiación del transporte público y al Estado inversión en Rodalies.