Una música en la calle de Londres
Una música en la calle de Londres

Nueva era en la música callejera: donativos con tarjeta de crédito

Ante la creciente costumbre de no llevar efectivo en el bolsillo, la Alcaldía de Londres echa un capote a sus artistas de calle al facilitarles datáfonos

Corresponsal en LondresActualizado:

Para aquellos a quienes llevar encima monedas o billetes resulte un incordio, y prefieran tirar de la tarjeta de crédito o del móvil para realizar sus pagos, Londres es su paraíso. Ya se sabe que en la capital británica se puede comprar desde una barra de pan hasta un paquete de chicles sin sacar un solo penique del bolsillo. La cada vez más creciente falta de efectivo de los viandantes se había convertido en un auténtico problema para el colectivo de músicos que tocan en las calles, estaciones de metro y bares de la ciudad.

Los londinenses llevan poco dinero suelto cuando salen y los ingresos de estos músicos se estaban viendo afectados por una tendencia cada vez más implantada. Debido a ello el Ayuntamiento de la capital británica, en compañía de la empresa tecnológica iZettle, ha presentado un plan para que estos artistas puedan hacerse con unos lectores de tarjetas de crédito y recaudar así el dinero que ahora no llega. La puesta en marcha de esta iniciativa permitirá a los intérpretes aceptar todo tipo de pagos: en efectivo, con tarjetas con la tecnología contacless o desde el móvil con Apple Pay.

Se trata de una medida que «les ayudará a perfeccionar su talento y conseguir la oportunidad de cantar delante de un gran número de personas», tal y como ha declarado el alcalde de la ciudad, Sadiq Khan. El abogado y político se enorgullece de que la capital británica sea la pionera en implantar un sistema hasta ahora inédito en el resto del mundo y que, según cree, permitirá a más londinenses apoyar a estos artistas. «Londres es un centro neurálgico de la música, que ha producido estrellas de la talla de Adele, Stormzy o Dua Lipa», dice sobre quienes cimentaron su carrera interpretando en pubs, plazas y aceras.

Tarifa fija

El plan, al que ya se han adscrito algunos de estos músicos, parece ir sobre ruedas. Un ejemplo es el de Charlotte Campbell, una estudiante de música, a la que, entre otras localizaciones, se la puede ver en Westminster Bridge. En declaraciones a la BBC, Campbell confirma que ha notado un «impacto significativo» en sus ganancias después de probar el cobro de los donativos a través de la tarjeta de crédito y durante dos semanas. Una ventaja para estos artistas es que pueden configurar directamente sus lectores de tarjetas con una cantidad fija: el viandante no tiene que preocuparse de seleccionar el precio de ese donativo y ellos no tienen que parar cada vez que alguien quiera donar.

Campbell asegura que su contador está en 2 libras por donación y que el sistema es ideal para el colectivo. «Creo que si los artistas de la calle como yo no nos adaptamos a unos tiempos en los que la gente ya no lleva efectivo, corremos el riesgo de desaparecer».

La compañía iZettle, con sede en Estocolmo y que hace unas semanas adquirió PayPal por más de 2.000 millones de euros, ya ha comenzado a repartir este tipo de aparatos por todo Londres y se espera que lleguen a más ciudades británicas en los próximos meses. Y no es la única idea que tiene en mente con este sistema. Este gigante tecnológico ha anunciado que también tiene como objetivo poner esta función a disposición de organizaciones benéficas para que cualquier persona pueda donar a través de su tarjeta de crédito y su teléfono móvil sin tener que sacar de su cartera billetes y monedas cada vez menos presentes en sus carteras.