La nueva ESO, un «coladero» para malos alumnos

La reforma aprobada ayer por el Gobierno recibe un amplio rechazo de la comunidad educativa

madrid Actualizado:

La reforma educativa aprobada ayer por el Consejo de Ministros no convence a la comunidad educativa. Los dos decretos modifican el cuarto curso de la ESO, facilitando la obtención del graduado escolar y otorgarán un certificado de nivel a todo el que curse la ESO hasta el final, a pesar de no superarlo. También modifican el acceso a la FP, rebajando la edad de acceso a los Programas de Cualificación Profesional Inicial a los quince años.

Sandra Moneo, secretaria de educación del PP

«Han hecho todo por la puerta de atrás»

Para el Partido Popular, esta reforma llega tarde y mal: «era necesaria hace diez años, cuando lo propuso el PP en su Ley de Calidad de la Enseñanza —paralizada por el PSOE—; y encima está desordenada y sin objetivos claros». Los populares denuncian que no fue consultada entre las comunidades autónomas y se ha realizado por la puerta de atrás. «La educación en España no necesita reformas parciales, sino una total», apunta Moneo. Acusan al Ministerio de intentar mejorar y maquillar las estadísticas de fracaso escolar, y «no piensan en el futuro de los alumnos, que se merecen un sistema educativo de calidad». «Es bochornoso que esto se realice durante el último consejo de ministros y con la noticia de elecciones anticipadas» remata Moneo, «lo han hecho todo por la puerta de atrás».

Rosario Reparaz, dpto. de educación de UNAV

«Estas medidas son un parche»

Para Reparaz, «toda medida que suponga reducción de la exigencia es peor. Los jóvenes ya no necesitan título de secundaria para pasar a Formación Profesional, que queda desprestigiada». Y añade: «A los 15 años no se está capacitado para decidir un tipo de formación profesional. Estas medidas son un parche para decir que no hay tanto fracaso escolar. Otro punto desacertado son las asignaturas que tendrán que elegir unos estudiantes demasiado jóvenes. Con esa edad, se tiende a escoger lo más fácil o sencillo». En su opinión, la reforma no ataja las causas del fracaso: «Hay un índice de abandono temprano porque se les ofrece a los chavales trabajos remunerados. La enseñanza tiene que ser para educar, no para quitarse de encima al alumno». También es importante la formación del profesorado, los cuales influyen en el fracaso. La clave en un profesorado eficiente es la formación. No se invierte en la preparación del profesorado.

Carmen Guaita, vicepresidenta ANPE

«Ambas reformas mejoran la LOE original»

Para ANPE sigue siendo necesaria una gran reforma del sistema educativo. El sindicato de profesores opina que «la reforma de la FP es ambiciosa y responde a muchas de las demandas, pero el nuevo diseño del 4º curso de ESO es insuficiente, dada la necesidad de reforma profunda de esta etapa». En cualquier caso, ANPE cree que «ambas reformas mejoran la LOE original, aunque estarán muy condicionadas por la financiación y por la gravedad de los recortes de profesores». Asimismo, se lamenta de que se ha realizado «de nuevo» una reforma del sistema educativo sin consultar con los representantes de los profesores. «Con esta reforma educativa, tímida, el Gobierno reconoce implícitamente que la LOE no está bien diseñada», remarca el sindicato, apuntando a la necesidad de profundizar en la necesidad de cambios en toda la etapa y en el bachillerato, «que debería ser de tres años».

Virgilio Gantes, vicepresidente de CEAPA

«Hay que buscar la excelencia en secundaria»

Desde esta confederación de padres de alumnos declaran que es preciso invertir lo suficiente para acabar con ese 30% de fracaso escolar. «Hay que combatirlo con otras armas. Los alumnos deben elegir a los 16, no antes». Según Gantes, el objetivo debería ser que todos llegaran a bachillerato. «No podemos pretender un acceso a bachillerato con un nivel inferior. Hay que invertir, preparar al profesorado, dialogar con las familias y buscar otro tipo de recursos, y que los alumnos con peor rendimiento tengan clases de apoyo». Para ellos, es preciso buscar la excelencia en la educación primaria y secundaria. «Todos alumnos tienen que acabar la enseñanza secundaria con mismo nivel, que para eso es obligatoria. Hay que invertir en los niños con problemas, no abandonarlos».

Xavier Massó, sindicato de profesores de secundaria

«Es una forma de igualdad burda»

Xavier Massó, portavoz del sindicato Aspepc-SPS, declara que las reformas «se quedan a medio camino, no llegan adonde deberían. Gracias a estas modificaciones, vamos a tener los mejores expedientes en ESO de la gente que se haya orientado por la vía FP, que no es un itinerario académico comparable». Por otro lado, indica que el PCPI es «una especie de cuarto itinerario que facilita volver a cursar la ESO». Según el sindicato, las medidas empeoran las cosas: «Los PCPI son una adaptación de lo que fueron los PTT o planes de transición al trabajo, para alumnos sin graduado escolar en tiempos de la EGB. Ahora los integran». Uno de los principales problemas es, según Massó, que «podrán matricularse en bachillerato sin haber superado la ESO como tal. Es una forma de igualitarización burda». Y añade: «tenemos serias dudas de que el ministerio esté en posición de ampliar la oferta educativa, ya que no hay presupuesto».

Jacobo Arrechea, sindicato de estudiantes

«El fracaso escolar hay que detectarlo antes»

El Sindicato de Estudiantes valora la noticia negativamente. «el Gobierno está haciendo una propaganda de flexibilizar el estudio, pero está aplicando los mismos términos que la ley de calidad del PP», explica Arrechea, «con un itinerario en la ESO muy limitado para poder enviar a la gente que no quiere a la FP, la cual no tiene plazas suficientes». Al sindicato le parece escandaloso que se pueda acceder a los 15 años al PCPI: «Es un coladero de chavales que, sin madurez, no quieren estudiar». También opinan que este modelo es para maquillar las cifras del fracaso escolar, cuando en realidad «es necesaria una educación de recursos, en la que se forme mejor a los alumnos; no que se les eche al mercado laboral tan pronto». El objetivo es ayudar al alumno formándole, «no dándole un título que no sirve». «No puedes echar con 14 años al mercado laboral a alguien sin formación, debido al paro que hay», apunta.

Begoña Ladrón de Guevara, presidenta de COFAPA

«Muchos de los problemas vienen de ciclos anteriores»

«Como padres y madres de alumnos nos parece positivas las medidas que favorezcan la los continuidad en estudios postobligatorios, sobre todo en lo que a Formación Profesional de Grado Medio se refiere», indica la presidenta de la Confederación de Padres y Madres. Para esta asociación, la eliminación de las trabas que dificultan que los alumnos opten por estos estudios es un aspecto positivo para todos. «Las medidas propuestas son interesantes, aunque no creemos que sean totalmente eficaces para acabar con el fracaso escolar en nuestro país», declara la confederación. «La flexibilidad de la oferta educativa está bien pero no podemos olvidar que muchos de los problemas que arrastran los alumnos y que les obligan abandonar surgen en los ciclos anteriores, como en Primaria».