En las piscinas hay que tener precaución ala hora de tirarse de cabeza
En las piscinas hay que tener precaución ala hora de tirarse de cabeza - ABC

No tirarse al agua de cabeza y evitar así una lesión medular

La Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física también recomienda conocer la superficie acuática

MADRIDActualizado:

Conocer la profundidad de la superficie acuática y evitar tirarse de cabeza, son algunas de las principales pautas recomendadas por la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (Sermef) para evitar una lesión medular en una zambullida al agua.

«Cuando una persona se lanza en zambullida a una superficie acuática que no se conoce, hay que asegurarse de cuál es la profundidad. En ríos, lagos o incluso en el mar, cuando el agua está turbia y no se ve el fondo, puede haber una rama o una roca oculta. Además, se ha de tener en cuenta que las olas y las corrientes pueden cambiar la distancia al fondo. En las piscinas también hay que tener precaución y cerciorarse de la profundidad, tarea que es más fácil porque suele estar señalado», ha dicho.

Por otro lado, la organización ha aconsejado que si una persona se va a tirar de cabeza, lo haga con las manos por delante y la cabeza entre los brazos extendidos en prolongación del cuerpo, de manera que si se produce un impacto contra el suelo o una roca no sea contra la cabeza y/o el cuello.

Evitar riesgos

En general, desde Sermef han recomendado introducirse en el agua de forma tranquila y con cuidado, valiéndose de los bordes del perímetro acuático y evitar riesgos lanzándose al agua de cabeza, de pie «estilo palillo» o dando volteretas o giros.

Ahora bien, si ocurre un accidente lo primero que hay que hacer es sacar a la persona a tierra y ponerle en una superficie rígida. Es importante mover el cuerpo en bloque para que no se produzcan lesiones a nivel del cuello y no mover la columna.

Asimismo, hay que comprobar que puede respirar y si no puede liberar su vía aérea, y no trasladarle a un centro sanitario en un vehículo particular, sino que es mejor llamar a los servicios de emergencias porque, en ocasiones, durante el traslado, las lesiones que son incompletas acaban por hacerse completas.