Imagen de archivo
Imagen de archivo - ABC

Un niño de Oregón sin vacunar coge el tétanos y pasa 57 días hospitalizado

Los gastos de los tratamientos que el pequeño recibió en el hospital ascienden a 800.000 dólares

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un niño de seis años de Oregón estaba jugando en una granja cuando se hizo una herida en la frente, aunque lo suficientemente leve como para que le curaran en casa. Seis días después, sin embargo, sus padres notaron cosas raras en el pequeño: apretaba la mandíbula, respiraba con dificultad y tenía espasmos musculares involuntarios. Sus padres lo llevaron al hospital y los médicos vieron que tenía tétanos, pues no se había vacunado. Es el primer caso pediátrico de esta enfermedad documentado en el estado desde hace más de 30 años, informa «The New York Times».

El niño pasó 57 días ingresado en el hospital, acumulando una factura médica de 800.000 dólares. «Sinceramente, nunca pensé que vería esta enfermedad en Estados Unidos», dijo la doctora Judith A. Guzman-Cottrill, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas, al citado medio. «Fue muy difícil para muchos de nosotros verlo sufrir de esa manera».

Aunque el caso es de 2017, el informe ha ganado peso ahora, en medio de los movimientos antivacunas que están provocando, entre otras cosas, brotes de enfermedades como el sarampión. Precisamente Oregón tiene una de las tasas más altas de residentes no vacunados en el país, pues un 7,5% de los niños en edad de preescolar no están vacunados.

Los padres que no vacunan a sus hijos aseguran que lo hacen por su preocupación por los efectos secundarios que puedan tener las vacunas, como el autismo, pese a que esto ha sido desmentido por gran número de estudios en reiteradas ocasiones. Para la OMS, los movimientos antivacunas son una de las diez amenazas para la salud este año.

En Oregón, el niño, que no fue identificado, no había recibido ninguna vacuna, dijo la doctora Guzman-Cottrill. Cuando llegó al hospital pidió agua, pero no pudo abrir la boca. Los médicos le administraron medicamentos, incluida una vacuna inicial contra el tétano. Pero su estado ya era grave

Después de su hospitalización, fue trasladado a un centro de rehabilitación, donde permaneció durante 17 días. Finalmente, un mes después de su rehabilitación, pudo volver a su vida cotidiana.