Un hombre intentaba ayer retirar su coche bloqueado por la nieve en Pedrafita do Cebreiro - EFE | Vídeo: ATLAS

La nieve arrecia en plena borrasca Helena

Las nevadas podrían afectar a Lugo, León, Burgos o Pamplona. La cota en el tercio norte se situa hoy en los 300-500 metros

MadridActualizado:

Mal fin de semana para salir de casa. La borrasca atlántica Helena y sus frentes asociados están dejando vientos huracanados, nieve en cotas bajas, lluvias generalizadas y oleaje en buena parte del país.

Ayer viernes la peor parte la sufrieron en Galicia, donde se llegaron a registrar rachas de viento de hasta 136 kilómetros por hora en la estación meteorológica de Fisterra. Más de 400 personas se quedaron sin luz en las provincias de La Coruña, Pontevedra y Orense y la nieve dejó sin clase a 2.889 alumnos de 46 centros educativos de la Comunidad. Además, en Galicia, Asturias y el noroeste de Castilla y León se preveían acumulaciones de nieve de entre 20 y 30 centímetros en el entorno de zonas montañosas, mientras que el oleaje en las zonas costeras era de entre siete y nueve metros.

Hoy sábado las nevadas y las rachas de viento también van a ser fuertes en muchas zonas del norte y del este peninsular, según explica el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo. La cota de nieve en el tercio norte bajará hasta los 300-500 metros, con nevadas que puede ser fuertes en el área cantábrica, Navarra y Pirineos. Menos intensas -aunque no se libran- serán en el resto de la mitad norte y en las zonas montañosas del sudeste peninsular. «La nieve no va a caer solo en los sistemas montañosos, puede llegar a Lugo, León, Burgos, Pamplona, Palencia, Logroño… y podrían caer algunos copos en Teruel o Soria», dice Del Campo.

Evitar las carreteras

Así, en el extremo norte se esperan acumulaciones de nieve de unos 5 centímetros entre los 400 y 600 metros y de unos 15-20 centímetros por encima de los 600 metros. Ante esta situación, la Dirección General de Tráfico (DGT) ha aconsejado a los conductores que este fin de semana eviten circular por las carreteras del tercio norte. No obstante, para hoy están desactivados los avisos por deshielo y también por aludes salvo en los Pirineos.

El cielo estará nuboso en la mayor parte del país, aunque las lluvias serán menos generalizadas que ayer. Las más abundantes se darán en el área cantábrica, norte de Navarra y Pirineos, donde podrían ser localmente fuertes y acompañadas de tormentas ocasionales, tendiendo a remitir mañana.

Hasta 13 comunidades autónomas tienen avisos activos por viento, ya sean amarillos o naranjas, especialmente en zonas de montaña y litorales, incluidas la mitad este peninsular y Baleares, aunque irá perdiendo fuerza a lo largo del día. «Las rachas superarán probablemente los 100 km/h en Pirineos y en el valle del Ebro, que con el cierzo va a estar muy desapacible», dice Del Campo.

Al viento, la lluvia y la nieve se añade una bajada de temperaturas y heladas nocturnas, especialmente en la madrugada del sábado al domingo. «Las temperaturas van a rondar los 8 o 10 grados bajo cero en zonas cercanas al Sistema Ibérico, y en los Pirineos incluso los -10», explica Del Campo, que indica que aunque son valores «fríos» no son «excepcionales» para la época.

Mañana domingo el temporal empezará a remitir, salvo durante la primera mitad del día, cuando aún pueden registrarse nevadas en la zona del Cantábrico oriental, Pirineos occidentales y Alto Ebro. Las lluvias se irán retirando y la Península quedará con tiempo estable y mucho frío nocturno. A partir de la semana que viene, los modelos apuntan a que las lluvias serán escasas.