Nace un bebé tras una césarea de emergencia horas después de que su madre muera por un disparo

El pequeño Ibrahim, que se encuentra estable según los servicios médicos, nació por este método después de que Sana Muhammad, su madre de 35 años, fuese declarada muerta apenas unas horas antes

Actualizado:

Un bebé británico de ocho meses ha nacido tras una cesárea de urgencia horas después de que su madre fuera asesinada por un disparo de ballesta en el barrio de Ilford, situado al este de Londres.

El pequeño Ibrahim, que se encuentra estable según los servicios médicos, nació por este método después de que Sana Muhammad, su madre de 35 años, fuese declarada muerta apenas unas horas antes. Fue llevada al hospital y los médicos lograron que el bebé naciese tras librarse por poco del impacto del proyectil, que atravesó el pecho de la fallecida.

El suceso, que tuvo lugar el lunes, fue descrito por su marido a la prensa británica como algo «terrible». Según Imtiaz Muhammad, este estaba realizando diversas tareas en el cobertizo de la vivienda familiar cuando se percató de la presencia de un hombre desconocido. «Estaba ahí con una ballesta cargada y se quedó mirándome, iba a dispararme por lo que empecé a correr hacia la casa gritándole a mi mujer, que estaba fuera haciendo la colada, '¡Corre, corre, corre!'» asegura. Muhammad, de 42 años relató que el atacante “le disparó” y que no puede «evitar pensar que la flecha iba dirigida a mi y le dio a ella».

La mujer fue asesinada, según su marido, delante de sus otros cinco hijos, que tienen 1, 4, 12, 15 y 17 años. Este catalogaba a su esposa como una “maravillosa madre y esposa. Estuvimos juntos siete años. Estoy desconsolado, éramos inseparables" afirma.

La policía, que fue llamada a las 7.40 de la mañana del lunes por una herida de flecha de ballesta, asegura que la investigación continúa abierta y que el detenido, Ramanodge Unmathallegadoo, de 50 años, ya compareció el martes ante el tribunal de primera instancia acusado de asesinato. Mañana jueves volverá al juzgado mientras los investigadores tratan de discernir cual fue el motivo que llevó a dispararle a esta mujer. Por ahora no ha trascendido si había algún tipo de relación entre la víctima o algún miembro de la familia y este hombre.

Los vecinos de este tranquilo barrio londinense se encuentran «conmocionados» por esta noticia y una de las vecinas de la mujer asesinada, Nisa Khan, de 40 años, contaba a la prensa británica que estaba «destrozada» por haber perdido a la que ella consideraba «más que una amiga, una hermana».

Varios coches de policía permanecen aparcados frente a la puerta de la casa donde tuvo lugar este ataque mientras la policía trata de unir cabos sueltos.