Murdoch alaba el futuro de la prensa más allá de imprimir sobre «árboles muertos»
Rupert Murdoch

Murdoch alaba el futuro de la prensa más allá de imprimir sobre «árboles muertos»

PEDRO RODRÍGUEZ | WASHINGTON
Actualizado:

Con las credenciales poco discutibles de haber creado uno de los mayores conglomerados multimedia del mundo a partir de unas cabeceras regionales en Australia, cuando Rupert Murdoch habla, el resto de la industria de los medios de comunicación tiende a escuchar aunque no siempre gusten sus mensajes. Por eso, no ha pasado desapercibida la conferencia pronunciada este domingo por el magnate de News Corporation argumentando con vehemencia que los periódicos no son una especie en vías de extinción aunque sí se hayan quedado obsoletos algunos periodistas, directores y propietarios.

En su argumentación, realizada en EE.UU. pero trasmitida en radio por la cadena ABC de su natal Australia, Murdoch ha recalcado que «en contra de las opiniones apocalípticas ante el impacto de Internet, creo que los periódicos van a alcanzar nuevas alturas» en el siglo XXI. Con críticas para todos esos «cínicos confundidos» que son incapaces de entender que el mundo «online» constituye un potencial mercado gigantesco de consumidores que demandan información. A su juicio, «el periódico, o un primo electrónico muy cercano, van a existir siempre».

«Nuestro negocio real»

Rupert Murdoch ha utilizado su intervención para destacar que Internet ofrece tanto oportunidades como retos para los periódicos. Sin dejar de reconocer los problemas de publicidad y audiencia que la Red está planteando a los diarios, el magnate de 77 años ha indicado que «si los periódicos se dedican a proporcionar a sus lectores noticias en las que puedan confiar, verán ganancias en circulación, ya sea a través de sus páginas web, agregadores de noticias RSS o correos electrónicas destinados a teléfonos móviles con informaciones a la carta y publicidad».

Ante la nostalgia por la tinta y el papel, Murdoch ha reconocido que a él es el primero que le fascina el aspecto y la sensación de los periódicos tradicionales. Pasión que él ha demostrado con la compra de legendarias cabeceras como «The Times» o «The Wall Street Journal». Pero en su opinión, «nuestro negocio real no es imprimir sobre árboles muertos, es dar a nuestros lectores gran periodismo y grandes valoraciones».

En su estilo poco diplomático, Murdoch ha cuestionado la existencia de «excesivos periodistas que parecen encontrar un perverso placer en dar vueltas a su inminente fallecimiento», con críticas hacia «la complacencia y la condescendencia enquistadas en el corazón de algunas redacciones». En su opinión los periódicos retienen una gran ventaja sobre otras alternativas en Internet ya que «los lectores quieren lo que siempre han querido: una fuente en la que puedan confiar». Y según Murdoch, «ese ha sido el papel de los grandes periódicos en el pasado y el papel que hará grandes a los periódicos en el futuro».

Sobre la evolución de los periódicos, Rupert Murdoch ha apuntado una transformación de objetos físicos a «marcas de noticias» que serán distribuidas por métodos múltiples y flexibles: «Para competir hoy no se puede ofrecer la aproximación de un solo formato igual para todos, el reto está en utilizar la marca del diario y permitir que los lectores personalice las noticias para ellos mismos y hacérselas llegar en la forma en que ellos quieran».