Mujeres «esclavas» del latín

POR RAFAEL A. AGUILARCÓRDOBA. En la Roma clásica, las mujeres «sólo eran esclavas». En los periódicos, «sólo sale un nombre femenino cuando hay un asesinato machista». Los telediarios desprecian a la

Actualizado:

POR RAFAEL A. AGUILAR

CÓRDOBA. En la Roma clásica, las mujeres «sólo eran esclavas». En los periódicos, «sólo sale un nombre femenino cuando hay un asesinato machista». Los telediarios desprecian a la mitad de la población porque, al despedirse, el presentador dice solamente «buenas noches, señores». Toda la sociedad está construida para que «las mujeres estemos subordinadas» -a los hombres, se sobreentiende-.

La RAE también discrimina al sexo femenino, porque sólo tres de sus 43 componentes son mujeres, cuando lo cierto es que «las hay de sobra para ocupar todos los sillones», aunque ello conlleve que no haya ningún representante masculino en la noble institución. Evitar el lenguaje sexista es el primer paso para paliar la violencia de género.

Reflexiones como éstas son las que enunció en la jornada de ayer la presidenta de la Plataforma Andaluza de Apoyo al Lobby Europeo de Mujeres, Rafaela Pastor, durante la presentación de la cuarta campaña por la erradicación del lenguaje sexista, en la que también participó el Colectivo de Jóvenas -así, tal y como suena- Feministas. La portavoz de esta última entidad, Lourdes Pastor, defendió que «a nosotras no nos vale ese argumento de que gramaticalmente no es correcto de algunos de los términos que usamos, porque el lenguaje actual es el reflejo de un sistema patriarcal».

La «cachorra» feminista hizo valer así términos como «lideresa» o «marida». «El latín se forjó en una época en la que las mujeres éramos esclavas y eran los hombres los que decidían y concentraban todo el poder», añadió.

Por su parte, Rafaela Pastor pidió que la Ley de Igualdad prevea sanciones para quienes no empleen un lenguaje no paritario, y «a través de inspecciones que multen las actuaciones que no se atengan a la Ley, de la misma manera que se sanciona a los coches mal aparcados», sentenció.