Laura Soucek en su laboratorio
Laura Soucek en su laboratorio

La mujer que quiere (y va a intentar) acabar con el cáncer

Laura Soucek no para de recibir premios por Peptomyc, una «spinoff» que busca una cura global contra el cáncer. En un año comienza los ensayos del tratamiento que ideó por «intución» cuando aún estudiaba

Rocío Mendoza (Las Provincias)
Actualizado:

Laura Soucek (Roma, 1973) es una bióloga italianocheca formada en EE UU que desarrolla su labor investigadora en España desde 2011. Su ímpetu emprendedor es casi tan grande como su objetivo: una cura global contra el cáncer no tóxica. ¿Ciencia ficción? Para ella no. La solidez de su proyecto, materializado en su empresa Peptomyc, mereció el apoyo del Instituto Europeo para la Innovación (EIT) y el premio del público del evento celebrado este año. Ahora, a punto de empezar con los ensayos clínicos, afronta la hora de la verdad aterrada pero con ilusión.

–¿Podría describir su proyecto de investigación?

–Desde que era estudiante de Biología decidí enfocarme a la investigación contra el cáncer. La razón es obvia: no conozco a nadie que no haya conocido esta enfermedad directamente o a través de sus seres más queridos y que no sueñe con poder acabar con ella. La Ciencia me pareció la herramienta más eficaz para hacerlo. Cuando era estudiante leí sobre una proteína que se llama Myc, que se encuentra en todas las células, pero que es específicamente necesaria para que las del cáncer puedan sobrevivir y resistir a los tratamientos. Me planteé de inhibirla. Me dijeron que estaba loca, que Myc no se podía atacar, porque es una proteína que se encuentra escondida en el núcleo de las células, un compartimento muy difícil de penetrar con fármacos, y por miedo a los efectos secundarios que inhibirla podía tener en las células normales. Afortunadamente no me dejé convencer y ahora, 20 años después, tenemos péptidos (mini-proteínas) inhibidores de Myc que podrían en principio ser aplicados a todos los tipos de cáncer y proporcionar una terapia eficaz y no tóxica.

[Sigue leyendo en Las Provincias]