El joven impactó directamente contra las rocas tras saltar desde una altura de siete metros Javier Padlla

Muere un turista británico en Ibiza tras lanzarse al mar desde un acantilado

Desde el pasado fin de semana han fallecido tres personas en Baleares por accidentes en zonas costeras

Actualizado:

El Servicio de Salud de Ibiza y Formentera ha informado este martes de que un joven turista británico, de 24 años de edad, ha fallecido a primera hora de la tarde en la playa de Cala Gració, ubicada en el municipio ibicenco de Sant Antoni, tras lanzarse al mar desde un acantilado.

El suceso ha ocurrido en torno a las cuatro y media de la tarde. El citado turista se ha lanzado al agua desde una zona elevada situada en Cala Gració, desde una altura aproximada de unos siete metros. Instantes después, el cuerpo del joven ha impactado directamente contra las rocas. De inmediato se ha trasladado hasta el lugar un equipo sanitario de emergencias, que ha practicado maniobras de reanimación cardiopulmonar al joven, ya que se encontraba en situación de parada cardiorrespiratoria. Finalmente, no ha sido posible salvar su vida.

En este caso se ha activado además el servicio de apoyo psicológico del 112, para ayudar al hermano de la víctima y a los amigos que les acompañaban, que han sido testigos del fatal accidente. Se ha dado además la triste circunstancia añadida de que hoy era el cumpleaños del fallecido.

Una víctima en Formentera

Unas horas antes de este trágico suceso, una mujer española de 38 años de edad había fallecido ayer lunes por la noche en la isla de Formentera, después de haberse precipitado desde los acantilados de la zona de Cala Saona. La víctima residía en la isla pitiusa.

El suceso tuvo lugar poco después de las diez de la noche. Una vez que se tuvo constancia del accidente, se desplazaron hasta el lugar efectivos del Cuerpo de Bomberos, la Policía, Protección Civil y Salvamento Marítimo. La mujer se había precipitado desde una altura de unos 10 metros.

Tras ser rescatada por los servicios de emergencias, la víctima fue trasladada de inmediato al Hospital de Formentera, en donde los sanitarios realizaron maniobras de reanimación cardiopulmonar a la mujer. Sin embargo, dada la gravedad de los traumatismos que había sufrido, murió poco después.

Otra muerte accidental

Cabe recordar, en este contexto, que el pasado viernes murió en la localidad de S'Illot, en el municipio mallorquín de Manacor, un turista checo de 24 años de edad en el marco de otro accidente ocurrido en una zona costera de Baleares. El citado joven falleció ahogado después de haberse lanzado al mar desde una zona rocosa de la playa de S'Illot.

Según informaron fuentes oficiales de la Policía Nacional, la víctima se encontraba con un amigo, al que comentó que se tiraría al agua desde las rocas y que luego regresaría nadando a la playa. Pasados unos minutos, el citado amigo pidió ayuda cuando vio que su compañero no volvía. Poco después, lo vio flotando en el agua, golpeándose contra las rocas.

De inmediato, dos socorristas presentes en el lugar intentaron reanimar al joven, pero ya no pudieron hacer nada por salvarle la vida.