Kary Mullis en una conferencia
Kary Mullis en una conferencia - YOUTUBE

Muere Kary Mullis, el Nobel que aseguraba que el VIH era «inofensivo»

Creó la técnica conocida como PCR que en la actualidad permite detectar y cuantificar el virus del ébola en sangre

Actualizado:

Provocador, poco ortodoxo, creativo y polémico así era Kary Mullis, el bioquímico estadounidense que ganó el Premio Nobel en 1993 por crear la técnica de la PCR o reacción en cadena de la polimerasa, y que falleció el pasado 7 de agosto por una neumonía en la ciudad californiana de Newport Beach, según ha explicado su viuda, Nancy Cosgrove.

Extraño y con una visión propia del mundo, como cualquier genio, se le ocurrió la idea de crear esta técnica revolucionaria, que consiste en una especie de fotocopiadora molecular que permite copiar millones de veces un segmento de ADN, mientras viajaba en el coche con su novia. «Iba conduciendo por un largo y sinuoso camino entre Cloverdale y Booneville en el Condado de Mendocino en dirección a mi cabaña de fin de semana. Mi novia estaba dormida y yo estaba funcionalmente sobrio..», contaba él mismo. Lo que no imaginaba Mullis es que lo que había sido entonces una revelación se convertiría años más tarde en la prueba que permitiría detectar y cuantificar el virus del ébola en sangre,utilizado en otras muchas enfermedades.

Del mismo modo que es conocido por crear algunos de los avances más influyentes de la historia de la ciencia, también lo es por los numerosos escándalos y polémicas que protagonizó. No se avergonzaba de su fama de bebedor y tampoco de las propuestas sexuales que le hacía a las periodistas que le entrevistaban. En 1994, un año después de ganar el Nobel, visitó Toledo para clausurar el congreso de la Sociedad Europea de Investigación Clínica. Frente a la mirada espectante de todos cuestionó la validez de sus propias teorías, sembrando dudas sobre la eficacia de la PCR e incluso se atrevió a discrepar con las teorías establecidas sobre el cambio climático y el origen vírico del sida, asegurando que era «inofensivo» y que se utilizaba como «una advertencia para aquellos que vivían la vida al límite».

En 1998 publicó Dancing Naked in the Mind Field (Bailando desnudo en el campo de la mente), una autobiografía donde se puede apreciar el carácter provocador de Mullis y su posición alejada del «tremendo conservadurismo del mundo de la ciencia». Además, cuenta como su mentor, Berkeley, en 1993 le confesó que estaba seguro de que aquel descubrimiento le llevaría a ganar un Premio Nobel, siempre y cuando se mantuviera alejado de los escándalos, algo que no pareció convencer al genio. «Los dos sabíamos que no me callaría», escribe en su autobiografía.

En el año 2002 en una charla Ted, Kary Mullis recordó al mundo que su forma excéntrica de ver el mundo fue lo que le permitió crear la PCR, y que «si hubiera hecho caso a sus amigos biólogos moleculares la habría abandonado por imposible».