Facebook

Muere una joven de 19 años tras consumir una pastilla de éxtasis en un concierto

La víctima había llegado a Mallorca hacía siete meses, procedente de su Argentina natal

Corresponsal en Palma de MallorcaActualizado:

Una joven de nacionalidad argentina y 19 años de edad, Milagros Alanís Moyano, falleció el pasado miércoles, tres días después de que presuntamente hubiera consumido una pastilla de metilendioximetanfetamina —«éxtasis»— en el transcurso de un concierto celebrado el pasado domingo en Palma. La noticia ha sido avanzada por el diario «Última Hora» y confirmada por ABC.

El trágico suceso tuvo su origen el pasado 14 de julio por la tarde. En torno a las 19.00 horas, Milagros Alanís había ido con un grupo de amigos a un concierto de música electrónica que se celebraba en las instalaciones al aire libre de Son Fusteret. Una hora más tarde, la muchacha empezó a sentirse mal, por lo que fue requerida la presencia de los servicios sanitarios, que decidieron su traslado inmediato al Hospital de Son Espases de Palma.

Pese a la constante asistencia recibida desde su ingreso en la UCI de Son Espases, el estado de la joven fue empeorando progresivamente, por lo que el martes por la tarde se decidió su traslado al Hospital Clínic de Barcelona, en donde fallecería un día después.

Según explica «Última Hora» este domingo, Milagros Alanís había llegado a Mallorca procedente de Argentina hacía siete meses, con su hermana melliza. Su abuela y otros familiares residían ya en la isla balear. La joven había conseguido integrarse y trabajaba en la actualidad como socorrista en una piscina de la zona turística de S’Arenal, ubicada en Palma.

Tristeza y dolor

El padre de Milagros Alanís, Paulo Moyano, que vive en Argentina, ha publicado varios mensajes en las últimas horas en su perfil oficial de Facebook, llenos de tristeza y dolor. «Los que le arrebataron la vida a mi hija, no dormirán nunca más, toda su decencia será maldecida. El destino me hará saber que murieron como ratas y acá hay muchos responsables... Los veré caer. Chau mi amor. Te amo», señala en un mensaje publicado en la madrugada de este domingo.

«De esta tristeza que a gata me deja respirar, quiero contar lo sucedido. Ella compró veneno llamado comercialmente «éxtasis», sólo una pastilla, que es suficiente, en una fiesta electrónica, porque los reverendos hijos de puta de esta sociedad de mierda les hacen creer que tienes que tomar alcohol, que tienes que drogarte, que en esta vida tienes que probar de todo», había escrito ya el viernes Paulo. «Ella tomó esta pastilla supuestamente para divertirse, mas jamás por su cabecita podía pasar que esto la reventaría», añadió su padre.

Paulo destacaba que «quien la conoce, no tengo que explicar lo que era mi hija, sana, una luz que no era necesario agregarle nada para brillar más, siempre les hablé a mis hijos del tema de las drogas, pero a veces escuchan más a otro». Su reflexión concluía de este modo: «Bueno, ya me la arrancaron y la mataron como sapo, es durísimo decirlo, pero cuando la vi tuve que mirar un tatuaje porque no era ella. Mi hermosa Alanís con sólo 19 añitos».

Al tratarse de un suceso en el que ha habido una víctima mortal, la Policía Nacional iniciará a partir de ahora una investigación para determinar las causas exactas de lo ocurrido.