Misericordia y familia centran el calendario titánico del Papa en el 2016

Al Año Santo se añaden viajes a México, Polonia y quizá la India

JUAN VICENTE BOO
Corresponsal en El VaticanoActualizado:

Después de haber desarrollado en 2015 una actividad equivalente a tres años de pontificado “normal”, el Papa Francisco planea para el 2016 un programa titánico, centrado en el Año Santo de la Misericordia, la familia, los jóvenes y la reforma de la Iglesia, no solo de la Curia vaticana. La exhortación apostólica sobre la familia –un tema esencial, que aborda sin descanso desde que fue elegido- podría publicarse en febrero.

El “comienzo de curso” en los temas internacionales -en los que Francisco se implica personalmente, desde Armenia y Siria hasta Cuba o la República Centroafricana- será el discurso al cuerpo diplomático el próximo 11 de enero.

El viaje a México, del 12 al 17 de febrero, será un remolino de emociones. El Papa rezará ante la Virgen de Guadalupe, Patrona de las Américas, y viajará a tres lugares que simbolizan problemas: el abandono de los indígenas en Chiapas, la violencia de los “narcos” en Morelia, y el desprecio a los inmigrantes en Ciudad Juárez, la frontera con Estados Unidos.

A finales de julio viajará a Polonia para participar en la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia. Y empieza a perfilarse un posible viaje a la India, pues los obispos de ese país han pedido que la canonización de Madre Teresa no se celebre en Roma sino en Calcuta. Francisco iría encantado, pero todo depende de la invitación del gobierno hinduista, hostil a las demás religiones.

En todo caso, el Papa ha dicho que piensa viajar poco para centrarse en el aspecto clave del Año Santo de la Misericordia: extender esa actitud de corazón –pedir perdón a Dios y perdonar a los demás- entre todos los sacerdotes y todos los católicos hasta el más remoto rincón del mundo.

El miércoles de Ceniza, Francisco enviará a los cinco continentes unos ochocientos “Misioneros de la Misericordia”, sacerdotes seleccionados nominalmente, con facultades para perdonar los pecados más graves, sobre todo de clérigos, reservados al Papa.

Entre los jubileos más originales en Roma figuran: el 3 de abril, el de los devotos de la espiritualidad de la misericordia; el 5 de mayo, la vigilia de “enjugar las lágrimas” a las personas que necesitan consuelo; el 29 de mayo, el jubileo de los diáconos, inspirado en el ejemplo de Lorenzo; el 4 de septiembre, el de los voluntarios de la misericordia, centrado en el ejemplo de Teresa de Calcuta; y el 6 de noviembre el de los reclusos, en la basílica de San Pedro.

El pasado 21 de diciembre, en el encuentro de felicitación de Navidad a los altos cargos de la Curia vaticana, el Papa aseguró que “la reforma seguirá adelante con determinación”.

La mayor parte del reajuste organizativo está ya hecho y funcionado con el Consejo de Cardenales, la secretaría de Economía, la de Comunicación, la Pontificia Comisión de Protección de Menores, el Tribunal para obispos negligentes en erradicar el abuso de menores, etc. Pero falta la última fase: concentrar departamentos, reduciendo el número de jefes y subjefes, lo cual provoca correosa resistencia en todas las burocracias.