El presidente brasileño Jair Bolsonaro y su ministra de Mujer y Familia, Damares Alves
El presidente brasileño Jair Bolsonaro y su ministra de Mujer y Familia, Damares Alves - AFP

La ministra brasileña de Mujer minimiza su primera polémica sexista: «Las niñas de rosa fue una metáfora»

Damares Alves llamó en su primer discurso a llamar a las niñas princesas y príncipes, a los varones

Actualizado:

Damares Alves, la ministra de la Familia y los Derechos Humanos del presidente brasileño Jair Bolsonaro, inauguró la temporada de polémicas que se esperan de los funcionarios más conservadores del nuevo Gobierno. En un video, la pastora evangélica que asumió bajo protestas los temas de derechos humanos, festejó el comienzo de una «nueva era» en Brasil, en la que el «niño viste de azul y niña de rosa».

«¡Atención, atención! Es una nueva era en Brasil: niño viste de azul y niña viste de rosa», celebra Alves dando saltos entre seguidores que repiten la frase con ella. La fiesta de la ministra ocurrió minutos después de asumir el puesto, vestida con la misma ropa blanca que usó durante la ceremonia de su toma de posesión, el miércoles, en Brasilia.

Grabado en un teléfono móvil, el video viralizó el jueves en redes sociales y generó millares de memes que se burlaban de la ministra de Bolsonaro, el presidente que se ha elegido pese a las polémicas del mismo nivel, con declaraciones de corte racista, machista y homófobas.

La etiqueta #cornãotemgênero (color no tiene género) fue la más registrada en internet. El cantante Caetano Veloso y otros importantes artistas brasileños vistieron camisetas rosadas, mientras las mujeres se registraban en redes sociales usando blusas azules, en protesta contra la ministra conservadora.

La Asociación Nacional de Travestis y Transexuales publicó un comunicado declarando que la ministra «hiere la libertad individual, el derecho a la autodeterminación y la dignidad de la población transexual».

Desconcertada con la repercusión del video, la ministra se presentó el jueves vestida con una blusa de seda azul eléctrico, que se destacaba en la primera reunión ministerial de Bolsonaro.

No se arrepiente

En una entrevista a la cadena de noticias GloboNews, en la que trataba de encerrar la crisis, Alves, dijo que no se arrepentía de la declaración y garantizó que su ministerio no acabará con ningún derecho adquirido por la población homosexual ni transgénero.

La ministra explicó que la frase controversial era «una metáfora» contra lo que llama «ideología de género». «De ninguna manera. Fue una metáfora», respondió al ser cuestionada si se arrepentía de la frase.

Alves se sorprende por el revuelo formado: «Quise decir que respetaremos la identidad biológica de los niños»

«Tenemos en Brasil el "octubre rosado", que se refiere al cáncer de mama con mujeres, tenemos el "noviembre azul" relacionado al cáncer de próstata con los hombres. Entonces, cuando dije que niña viste color rosa y niño, azul, quiere decir que respetaremos la identidad biológica de los niños», explicó.

Cuestionada sobre políticas públicas para homosexuales y transgéneros, como la unión civil y la adopción de niños, Alves afirmó que «ningún derecho adquirido será violado por el Gobierno Bolsonaro». «Los homosexuales ya pueden adoptar no queremos cambiar eso», señaló.

El miércoles, en una de sus primeras medidas, Bolsonaro firmó un decreto que excluye a los homosexuales como sujetos de protección de las políticas de derechos humanos, sin citarlos en las descripciones y directivas del organigrama de derechos humanos. En su cuenta en twitter, Bolsonaro explicó que no abandonará a nadie de esas políticas y que ese papel estará a cargo de la Secretaría Nacional de la Familia, la Secretaría Nacional de Protección Global y el Consejo Nacional de Combate a la Discriminación.

En su discurso de investidura, el excapitán de 63 años, prometió combatir la «ideología de género». «Es un tema de política pública, para que no haya exageración en la adoctrinación ideológica. Seguiremos combatiendo los prejuicios», explicó la ministra, sobre el consenso en su Gobierno de que los niños estaban siendo adoctrinados ideológicamente en las escuelas.