Millones de personas se desplazarán en la segunda fase de la salida de Semana Santa

Hoy se inicia la segunda fase de la operación salida, en la que se prevén 17 millones de viajes y que se verá favorecida por el buen tiempo que se mantendrá hasta el domingo. Tráfico recomienda no viajar entre las tres de la tarde y las once de la noche de hoy y se deben tener muy en cuenta todas las medidas de seguridad. Por ejemplo, la mayoría de las muertes infantiles en carretera podrían evitarse.

MADRID. ABC
Actualizado:

La Dirección General de Tráfico pone hoy en marcha el dispositivo especial de la segunda fase de la operación salida de Semana Santa. Superada la primera fase de la operación, que se produjo durante el pasado fin de semana, se inicia la segunda y más importante por el volumen y desplazamientos de vehículos a lo largo de toda la red viaria. La DGT hasta el próximo día 16, un total de 17 millones de desplazamientos en automóviles, que a partir del mediodía de hoy producirán problemas de circulación y retenciones en las salidas y accesos de los grandes núcleos urbanos tanto del interior peninsular como de las costas. Desde la DGT se recomienda prudencia al volante, especialmente para aquellos que viajen con niños, dadas las últimas estadísticas de años pasados.

En España fallece un niño menor de 14 años aproximadamente cada tres días, cada día dos niños resultan gravemente heridos y diez leves como resultado de accidentes de circulación en los que viajaban como pasajeros de turismos, furgonetas y camiones. A esta escalofriante cifra, se unen los últimos datos proporcionados por Unicef en su Informe Innocenti, que calcula en 20.000 los niños que morirán en los próximos doce meses por accidente en los países ricos. Precisamente en cada uno de los países industrializados, los accidentes de tráfico se han convertido en la primera causa de mortalidad entre los niños y niñas de 1 a 14 años, representando casi el 40 por ciento de los casos en este grupo de edad.

El mismo estudio revela que la mayoría de los países desarrollados no legislan sobre las medidas más básicas de seguridad infantil, tales como cascos para bicicletas, asientos especiales para coches, cinturones de seguridad para niños, etc. Éste es también el caso español, donde la única medida articulada al respecto versa sobre la obligación de que los menores de doce años viajen en las plazas traseras y correctamente sujetos «con dispositivos homologados al efecto», esto es, con cinturones de seguridad. Es decir, en España no existe, como en otros países de la UE, la obligatoriedad de establecer un sistema de seguridad para los menores de diez años, aunque las autoridades comunitarias recomiendan la utilidad de dispositivos de seguridad, tales como sillitas.

MUERTES EVITABLES

Tal recomendación no puede caer en saco roto si consideramos que tres de cada cuatro niños fallecidos en accidentes de tráfico (el 75 por ciento) se hubieran evitado con un sistema de seguridad adecuado. Si bien el uso de dispositivos de retención infantil no está generalizado entre los conductores españoles: los niños pasan de viajar de brazos de su madre -uno de los hábitos más peligrosos- a moverse sin límites por el interior del vehículo, en especial si el viaje es corto y por ciudad.

Exactamente, el 60 por ciento de los niños viaja varias veces por semana. En estos desplazamientos, casi el 40 por ciento de los padres no usa la silla en recorridos cortos urbanos y un 4 por ciento no lo hace en pequeños trayectos en carreteras. Sin embargo, el niño que viaja sin sujeción se convierte en un proyectil cuando se produce una desceleración brusca. Por ejemplo, un niño de unos seis años de edad, con unos 25 kilos de peso, pasa a tener una masa equivalente a una tonelada cuando se produce un golpe frontal contra un muro a 50 kilómetros por hora. Esta colisión equivaldría a una caída desde un quinto piso.

A pesar de la indiscutible importancia de la utilización de sillitas y demás medios de seguridad infantil, son diversos los estudios que ponen en tela de juicio la eficacia de tales dispositivos. El problema fundamental, según los expertos, se centra en la existencia de un único modelo de silla homologado hasta ahora, el R44/03, cuando la observación de accidentes reales ha demostrado que deben utilizarse diferentes medidas de seguridad para niños, en función de la edad de éstos.

DIFERENTES LESIONES

Según las investigaciones, los menores de dos años que estén sentados en uno de los sistemas actuales pueden sufrir lesiones graves de cuello en un choque frontal severo. Un 50 por ciento de estos casos puede terminar con una paraplejia del niño, dada la fragilidad de su columna vertebral. En este sentido la solución ha sido ideada por el grupo ISO que ha diseñado un sistema denominado Isofix, pero cuya instalación por parte de los fabricantes no es obligatoria. La conclusión, según los expertos, es determinante: «Las sillas son aceptables, pero no óptimas».

Lejos de la generalización o no en el uso de las sillas y lejos también de la mayor o menor eficacia de las mismas, el debate se centra actualmente en la instalación de tales dispositivos de seguridad. Y es que, según un estudio alemán, dos de cada tres asientos de seguridad infantiles se instalan incorrectamente. El problema que surge ahora es que la oferta de sillas es cada vez más amplia y los manuales de utilización son complicados. Una vez adquirida la «auto-baby», algunos padres encuentran que instalar el asiento, teniendo como única ayuda las instrucciones que lo acompañan, no es tan fácil como aseguraban en la tienda, opinión que no comparten los fabricantes, para quienes, siguiendo ese esquema, «prácticamente no hay lugar a una colocación errónea».

El esquema de la seguridad en carreteras queda a partir de hoy a cargo de la Dirección General de Tráfico que inicia la segunda fase de la operación salida con motivo de las vacaciones de Semana Santa.

OPERACIÓN SALIDA

La operación se iniciará a las tres de la tarde de hoy en las Comunidades de Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla-León, Extremadura, Galicia, Madrid, Navarra, País Vasco y La Rioja. En estas zonas los puntos de circulación más conflictivos serán la A-92, la N-V, la N-III, la N-II y la N-IV. En las Comunidades Autónomas de Cataluña, Murcia y Valencia, donde el jueves no es festivo, la operación de salida se iniciará en la tarde del jueves y se prolongará durante todo el viernes. Aquí, los mayores problemas se registrarán en la N-II y en la A-7. Durante esta segunda fase, los periodos más desfavorables para circular por carretera serán, el miércoles, entre las tres de la tarde y las once de la noche y, el jueves, entre las ocho de la mañana y las dos de la tarde, el jueves. En Cataluña, Valencia y Murcia, la DGT recomienda no viajar durante los tramos horarios comprendidos entre la una y las diez de la noche del jueves.

El dispositivo cuenta con 8.300 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, 250 funcionarios, personal técnico especializado y 16 helicópteros. Además, se instalarán más de 500 kilómetros de carriles adicionales para aumentar la capacidad de las vías saturadas y se restringirá la circulación de vehículos de mercancías peligrosas, transportes especiales y de camiones de peso máximo autorizado de 7.500 kilos. También las obras en fase de ejcución en la red de carreteras del Estado serán suspendidas durante estos días.