Mosquito del género 'Anopheles', transmisor de la malaria
Mosquito del género 'Anopheles', transmisor de la malaria - ARCHIVO

Dos millones más de personas padecieron malaria en el mundo en 2017, según la OMS

Los casos de malaria progresaron ligeramente durante 2017: un total de 219 millones casos en 2017 frente a los 217 millones del año anterior, según el último informe publicado este lunes por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Diez de los países más pobres del mundo, situados en el continente africano, son los más afectados por esta enfermedad.

CORRESPONSAL EN GINEBRAActualizado:

Los casos de malaria progresaron ligeramente durante 2017, 219 millones frente a 217 millones en el año anterior, según el último informe publicado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Diez de los países más pobres del mundo, situados en el continente africano, son los más afectados por esta enfermedad.

Por segundo año consecutivo el informe anual de la OMS sobre malaria señala que en los últimos años no se ha progresado en la lucha contra la malaria, resultado que podría poner en peligro decadas de inversión para intentar reducir el número de personas que sufren de esta enfermedad y erradicarla antes de 2030.

La malaria es la enfermedad más mortífera, calculándose que de los 219 millones de casos registrados en 2017 fallecieron alrededor de medio millón. De acuerdo con el informe, el 70% de los casos, unos 151 millones y 274.000 muertes, están concentrados en diez países de la región de África subsahariana y en la India.

En Burkina Faso, Camerún, República Democrática del Congi, Ghana, Mozambique, Malí, Niger, Nigeria, Uganda y Tanzania registraron unos 3.5 millones de casos más de malaria en 2017 que en 2016, mientras que en la India los resultados publicados por la OMS fueron mejores y mostraron una mejora en de la lucha contra el progreso de esta enfermedad.

Las causas de este estancamiento están en la falta de nuevos y mejores instrumentos de lucha contra esta enfermedad y, también, la falta de vacunas. Durante los últimos años se han echo menos inversiones por habitantes mientras que inversamente la población de los países afectados no ha cesado de aumentar.

«Nadie debería morir a causa de la malaria. Sin embargo, el mundo se enfrenta con una nueva realidad el estancamiento de los progresos en la lucha contra esta enfermedad podría poner fin a años de trabajo y de inversión», declaró el director general de la OMS, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Aunque en la última década se observó un ligero aumento en la distribución y utilización de mosquiteros impreganados con insecticida, el método principal para luchar contra el paludismo en la región de África subsahariana, actualmente existen grandes zonas de esta región que carece de cobertura.

El informe estimó que durante 2017 la mitad de la población del continente africano expuesta a contraer la malaria dormía sin mosquitero de protección. También se ha constatado que hay menos hogares protegidos por la fumigación interior con insecticidas contra el mosquito y que el acceso de niños y mujeres embarazadas a tratamientos de prevención es bajo.

A pesar de estos resultados, el estudio señala algunos progresos en la lucha contra esta enfermedad ya que la cantidad de países que están cerca de la eliminación de la malaria sigue aumentando, 37 en 2010 frente 46 en 2017. Además, en países donde la enfermedad era endémica, China y El Salvador, no existió transmisión local en 2017, mientras que, en 2018, la OMS ha confirmado que se ha erradicado en Paraguay.

Según el estudio, para conseguir los objetivos fijados en la reducción de la malaria en 2030, la inversión en la lucha contra la progresión de esta enfermedad debería ser de unos 6600 millones de dólares en 2020, lo cual sería más del doble de la cantidad disponible actualmente. El donante principal sigue siendo Estados Unidos.