Coches sepultados por la nieve en el resort de esquí Les Menuires en los Alpes franceses
Coches sepultados por la nieve en el resort de esquí Les Menuires en los Alpes franceses - AFP

Miles de turistas, atrapados en las estaciones de esquí de los Alpes por el temporal de nieve

La tormenta Eleanor causa estragos en las montañas de Italia, Suiza y Francia

CORRESPONSAL EN GINEBRAActualizado:

Deslizamientos de terreno, fuertes vientos, inundaciones o tormentas de nieve han provocado esta semana colapsos en el tráfico aéreo, ferroviario o por carretera en la mayoría de los países centroeuropeos tras el paso de Eleanor, una fuerte depresión invernal que se ha llegado desde el Atlántico hasta los países del arco alpino.

Eleanor, en francés, o Burglind, en alemán, barrió la zona norte de la Confederación Helvética y aunque no alcanzó la violencia de la tormenta Lothar, que devastó este país en 1999, los fuertes vientos, con velocidades de más de 200 km/h, abatieron numerosos árboles, cortaron carreteras, levantaron tejados y provocaron cortes en la electricidad en númerosas regiones. Incluso volcó un tren por la tormenta cerca de la capital Berna.

Situación de emergencia

Intensas nevadas han dejado aisladas las estaciones de nieve alpinas de Adelboden en Suiza y de Cervino en Italia, donde unos 10.000 turistas se encuentran inmovilizados tras la caída de unos dos metros de nieve fresca en el Valle de Aosta. En Suiza, las autoridades han declarado una situación de emergencia de nivel cuatro, dentro de una escala de cinco, y los daños se calculan en varias decenas de millones de francos suizos.

Aunque la situación meteorológica en los Alpes suizos es incierta, las autoridades de Adelboden confirmaron este viernes la celebración este fin de semana de las competiciones del gran eslalón masculino, dentro del marco del Campeonato del Mundo de esta disciplina, a pesar de que una avalancha cortó el acceso a través de la única carretera que llega hasta esta estación alpina.

Adelboden es una de las cuatro estaciones suizas que forman parte del circuito de la Copa del Mundo de Esquí, que es además la primera competición deportiva del año que comienza y que atrae a unos 40.000 espectadores que vienen de toda Europa. Aunque se espera que el tiempo mejore a partir de mañana en los Alpes suizos el riesgo de avalancha es aún muy elevado.