Vídeo: Miles de personas salen a la calle para arropar a la víctima de «La Manada» / Foto: Concentración frente al Ministerio de Justicia - Maya Balanya / ATLAS

Miles de mujeres toman la calle para protestar contra la excarcelación de «La Manada»

Más de 30 ciudades españolas han escuchado consignas como «Yo sí te creo» y «No es abuso, es violación»

Madrid/SevillaActualizado:

Hace 58 días, España fue un clamor popular: «No es abuso, es violación». Este viernes, 32 ciudades se han echado a las calles en protestas convocadas en todo el país para gritar con voz unánime: «¡Justicia!».

La ira se ha apoderado de las mujeres dos veces en menos de dos meses, al conocerse que sujetar a una joven de 18 años en un cubículo de un portal y someterla a varias vejaciones y penetraciones no era considerado por el trío de jueces de la Audiencia Provincial deNavarra que lo juzgaban una agresión sexual. La tarde del viernes, ver a estos cinco hombres salir por la puerta de los penales donde llevaban 23 meses encerrados indignó sobremanera a miles de mujeres que en ese momento recorrían las calles y plazas céntricas de todo el país. En Madrid, se congregaron miles de personas frente a la sede del Ministerio de Justicia en la calle San Bernardo. «Violar sale barato», corearon y «tranquila hermana, aquí está tu manada». Pese a que el Ministerio ha cambiado de colores políticos, la estampa se repitió, con una marea vestida de violeta pertrechada de pancartas, banderolas y eslóganes.

Los hombres también han coreado junto a ellas. Juan Vicente Jimenez, de 68 años, manifestó a ABC: «No estoy de acuerdo con la resolución judicial, hay que intentar cambiar la Justicia». A la víctima le mandó «fuerza, valor y que poco a poco conseguiremos modificar la ley».

Tal y como ha podido saber ABC, esa víctima, residente en la misma ciudad de Juan Vicente, andaba «nerviosa» desde el pasado lunes, cuando se debía revisar por cuarta vez en el largo «calvario judicial» la posibilidad de que sus abusadores condenados pusieran un pie en la calle. Como si adivinase lo que iba a pasar, el resultado final ha acabado por hundirla.

La misma edad que ella tenía cuando se fue con unos amigos a Pamplona a disfrutar de su primer San Fermín, 18 años, tiene Estela de San Pablo. En la marcha de la capital, esta joven ha comentado que el fallo le parece «una vergüenza» y valora la justicia a día de hoy como «una mierda». «Que salgan a la calle incita que se puedan producir más casos como estos. Pueden quedar impunes. A la víctima le transmite que: «con ver esto ya lo sabes». Por otro lado Beatriz, de 60 años, le pidió «que tenga mucho coraje, nosotras somos su manada».

Beatriz, 60 años: «Ayer era yo, hoy es mi sobrina, mañana serán mis nietas»

«Esto nos implica a todas; ayer era yo, hoy es mi sobrina, mañana serán mis nietas. Tiene que haber un avance, somos el 50% de la población y tenemos pocos derechos, esto ocurre con cualquier minoría y arde el país», ha dicho Beatriz.

«Esta situación parece bastante inaceptable. Tengo desconfianza hacia el sistema judicial. Es más importante que no se asienten precedentes que los casos concretos», aseguró a este diario Mari Cruz Bartolomé, de 45 años.

Entre las más jóvenes, sobresalía una petición: la de poder salir y disfrutar sin estar en peligro. Adriana Robledo, de 24 años, se preguntó por qué tiene que ver a un hombre por la noche y tener miedo o aguantar comentarios por su físico. «Lo único que ha hecho ella es estar borracha, ¿y qué pasa? ¿ya no podemos emborracharnos».

Guillermo Carroza es otro hombre que se queja del machismo presente en la sociedad: «Creo que tenemos una justicia que sigue preceptos machistas y que no responde a una sociedad que está enferma».

32 ciudades

Madrid no fue la única ciudad en las que los cánticos se adueñaron de la calles.

En las paredes de la Delegación del Gobierno en Santander, medio millar de mujeres pegaron carteles con frases como «violador, es tu momento, la Justicia está de rebajas». También pusieron fotos de los cinco integrantes de La Manada, con el texto «Soy un violador y el Estado me lo permite». En internet bullían mensajes al mismo tiempo dando las direcciones exactas de los lugares de residencia, en el barrio sevillano de Amate, de algunos de ellos, lo que motivó que el abogado de los acusados haya presentado una denuncia ante la Policía.

En Pamplona una multitud volvió a congregarse en la Plaza del Ayuntamiento y por segundo día consecutivo gritó:«No es no». Asimismo, la indignación llegó también a Bilbao y otras ciudades vascas»

Sevilla, su lugar de residencia

En la ciudad natal de los cinco integrantes de la Manada, más de mil personas se concentraron en el centro de la capital para protestar por la puesta en libertad de los condenados. La concentración estaba convocada ante el Ayuntamiento de la ciudad, pero posteriormente se decidió de manera espontánea hacer una marcha hacia la Audiencia provincial, situada a aproximadamente un kilómetro del lugar de la protesta. Así, la multitud marchó por las calles más céntricas de Sevilla coreando eslóganes como «no es un caso aislado, se llama patriarcado», «nos violan en manada y la justicia no hace nada» o «Sevilla será la tumba del machismo».

En la ciudad se esperaba la llegada de los integrantes de la Manada durante la madrugada de hoy. En sus barrios de residencia los vecinos se dividen entre quienes le apoyan y quienes lamentan su puesta en libertad