Una mujer conoce a su bebé de tres meses tras darle a luz cuando estaba en coma

El suceso ha conmocionado a Argentina por el doble milagro: el nacimiento del bebé, y el despertar de su madre

Buenos AiresActualizado:

Volver a la vida sin haberla abandonado y después de dar vida. Esto es lo que le sucedió a Amelia Bannan, una mujer policía, de 34 años, que permaneció cuatro meses en coma tras sufrir un accidente de tráfico cuando estaba embarazada de Santino, el bebé que nació en Nochebuena por cesárea, mientras su madre aún mantenía los ojos cerrados y el cuerpo inmóvil. Hoy, lo abraza y le besa como si lo hubiera hecho siempre.

El impacto o la resurrección de Amelia se produjo hace apenas unos días, el 18 de abril. La noticia comenzó a circular en Facebook donde sus familiares subían fotografías y daban detalles del doble milagro. Por un lado, el nacimiento en diciembre de Santino y por otro el despertar de su madre.

La historia comienza el 1 de noviembre. Amelia estaba embarazada de cinco meses cuando dudó si entrar o no en el automóvil Chevrolet Onix que conduciría Cristian, su marido y policía como ella. Tenía un mal presentimiento: «Vamos a ir para volcar», anticipó. El hombre y otras tres agentes que la acompañaban, la convencieron de que esa sensación no tenía mayor importancia. A regañadientes, decidió abordar el auto con sus colegas de la Comisaría de la Mujer de la ciudad de San Pedro, en la provincia de Misiones donde están las cataratas de Iguazú. Una de ellas, más temerosa, lo hizo de mala gana al advertir que «lo que dicen las embarazadas se cumple».

Aun no eran las siete de la mañana cuando el mal presagio de Amelia se cumplió. El vehículo se salió de la carretera, «volcó» y dio varias vueltas de campana. Al ver las imágenes parece mentira que alguien saliera con vida de ese amasijo de hierros pero la única herida fue ella.

Inconsciente y en coma, pasaron las semanas. No había indicios de que fuera a recuperarse pero, pese a su estado, el embarazado seguía su curso con normalidad. Finalmente, la noche del 24 de diciembre dio a luz al bebé.

Santino estuvo un mes en incubadora porque apenas pesaba dos kilos. La familia estaba feliz pero la historia no había terminado. Hace unos días César Bannan, su tío, lo contaba en Facebook. Amelia había despertado, «habló y no paró de moverse… Se arrancó la gastro (sonda gástrica)... Sus primeras palabras fueron: Sí, no y amén», escribió.