Al menos dos muertos y varios atrapados al derrumbarse un tramo de carretera en Portugal

Un corrimiento de tierras provoca el desplome de varios vehículos en la zona de Évora

Corresponsal en LisboaActualizado:

Un tramo de la carretera comarcal que une las localidades portuguesas de Vila Viçosa y Borba se derrumbó en el distrito de Évora este lunes 19 de noviembre y provocó al menos dos muertos, aunque la cifra puede aumentar ya que al menos cuatro o cinco personas cayeron estrepitosamente a bordo de sus vehículos y permanecen atrapadas.

Los hechos acontecieron junto la carretera nacional 255 a primera hora de la tarde y rápidamente comenzó a difundirse que había varios heridos y que las labores de búsqueda pueden hacer temer lo peor. Incluso la cadena de televisión SIC adelanta que los fallecidos se elevarían a cuatro o cinco, aunque la confusión reina en esa zona del Alentejo, no lejos de Extremadura.

Así lo reconocieron tanto el Comando Territorial de la Guardia Nacional Republicana como el Comando Distrital de Operaciones de Socorro de Évora, que certificaron que una excavadora, una camioneta y un «vehículo ligero» se desplomaron a una gran escombrera debido a un corrimiento de tierras.

Protección Civil no tardó en personarse en el lugar del accidente y también fueron desplazados sendos helicópteros, por lo que se acordonaron los alrededores mientras trataba de rescatarse a los atrapados.

Los dos muertos inicialmente confirmados eran trabajadores de la escombrera, que no parecía encontrarse en buenas condiciones. Tanto es así que algunos familiares declararon a un canal de TV local que «esto se veía venir». Para colmo, las últimas lluvias habían inundado de agua el entorno, una circunstancia que complicó aún más las tareas de rescate en la escombrera.

La falta de seguridad condiciona los trabajos iniciados para solventar la situación, agravada por el temprano anochecer. Intentar que el contador de muertos no eche a andar de forma escalonada es el principal objetivo de las autoridades.

La difusión de las imágenes en todas las televisiones portuguesas desató la conmoción en el país, con la sombra de la tragedia por segunda vez en el mismo día, toda vez que la mañana había arrancado con el sobresalto de cinco cadáveres de una misma familia encontrados a causa de una intoxicación.