Una medida es limitar fumar en los parques infantiles
Una medida es limitar fumar en los parques infantiles - FERNANDO GÓMEZ

Médicos reclaman en Europa duplicar el precio del tabaco en España

Plantean otras 15 medidas como prohibir fumar en el coche particular

Enviada especial a BruselasActualizado:

En apenas un año un millón de franceses han dejado de fumar. Ha bastado con subir el precio medio del tabaco a 8 euros la cajetilla y solo es el principio. El objetivo del gobierno francés es aumentar progresivamente el coste hasta alcanzar los 10 euros y hacer pagar el humo del tabaco a precio de oro.

Los profesionales sanitarios y representantes del movimiento ciudadano de control del tabaco en España miran con envidia esta medida y ayer en el Parlamento Europeo presentaron una hoja de ruta en la que, entre otras 15 medidas, solicitan un aumento de la fiscalidad del tabaco para evitar 50.000 muertes anuales.

Con esta iniciativa, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) y la Red Europea para la Prevención del Tabaquismo (ENSP, en su acrónimo en inglés), quieren que nuestro país vuelva a situarse a la cabeza de la lucha contra la primera causa de muerte evitable.

Con la ley del tabaco de 2010 que prohibió fumar en espacios públicos, España dio un paso de gigante «pero hoy se ha instalado en la complacencia y el tabaco ha dejado de estar en la agenda política», aseguró Francisco Rodríguez Lozano, presidente de la ENSP. Esta es la propuesta que presentaron en Bruselas y contó con la presencia de representantes del Ministerio de Sanidad, europarlamentarios españoles y representantes del Congreso de los Diputados:

Subir el precio: Copiando el modelo francés, se duplicaría el precio actual, pasando de los 5 euros de media que cuesta una cajetilla de tabaco en nuestro país a 10 euros. No solo Francia ha dado este paso. En el Reino Unido e Irlanda el precio oscila entre 9 y 10 euros, y en Australia, con el índice más bajo de fumadores jóvenes, los impuestos han disparado el coste hasta los 20 euros. No se trataría solo de subir el precio a la cajetilla sino equiparar al alza la fiscalidad de todos los productos de tabaco o que contengan nicotina, desde el tabaco de liar a los cigarrillos electrónicos. «Sabemos que es la medida más eficaz para dejar de fumar o para evitar que los jóvenes se inicien en el consumo. Así lo defiende la Organización Mundial de la Salud o el Banco Mundial», señaló el epidemiólogo Esteve Fernández, director de la Unidad para el Control del Tabaco del Instituto de Oncología Catalán.

Prohibir fumar en el coche y parques infantiles: El objetivo es evitar la exposición al humo de pasajeros, especialmente de los niños. También se piden campañas de concienciación para promover los hogares libres de humo, que son el principal lugar de exposición al humo ambiental del tabaco. Se pide asimismo ampliar los entornos sin humo en lugares al aire libre (instalaciones deportivas o parques infantiles).

Cumplir la legislación en terrazas: Los ayuntamientos no están vigilando el cumplimiento de la legislación vigente y la mayoría de fumadores fuma en espacios donde está prohibido fumar como terrazas casi cerradas, patios o áreas de tránsito en zonas comerciales.

Empaquetado neutro: Otros países de nuestro entorno ya lo han hecho para reducir el atractivo que tiene para los jóvenes el llevar una cajetilla con una marca y un diseño bonito.

«Vapear » como fumar: :El cigarrillo que no se quema (sistema IQOS) y los dispositivos para «vapear» deberían tener la misma consideración que el tabaco convencional. Tanto en su regulación sobre publicidad y patrocinio como en su utilización en espacios públicos y privados.

Ayudar a los fumadores: El presidente de la Organización Médica Colegial, Serafín Romero, considera «urgente» acabar con las desigualdades entre comunidades autónomas y ofrecer en todo el territorio ayuda sanitaria, tanto apoyo psicológico como medicamentos financiados para dejar de fumar.